LOS APARECIDOS

O

EL HOMENAJE AL CÓMICO

 

Se estrena esta obra el 23 de febrero de 1892. Está realizada junto a Celso Lucio con música del Maestro M.F. Caballero.

Nuevamente, Arniches, juega con el equívoco. El mensaje número 36 que nos deja es: La difícil vida del cómico. Siempre están venciendo las dificultades que la vida les plantea. ¡En esta ocasión la dificultad viene del más allá!

Dedica esta obra a su futuro cuñado, aún faltaban 2 años para su boda, Don Francisco Moltó y Campo-Redondo, hermano de Pilar, con las siguientes palabras: “En testimonio de cariño fraternal y estimación sentidísima”.

www.amazon.es

              Se cuenta la historia de un cómico que tiene que huir popr la violencia de un público desalmado. Al refugiarse en otro pueblo y después de pasar muchas calamidades soluciona el amor de Críspulo, el sacristán, y Rosita, la hija de la Tía Nasia (sorda) y el Tío Moro (de lo más bruto del pueblo).

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

El primer cuadro se desarrolla en la plaza del pueblo con la Iglesia y varias calles. Las campanas tocan a “somatén”. El coro se va reuniendo y cantan que no saben qué es lo que habrá pasado para que se les convoque.

Hemos investigado qué es la llamada a somatén.  Parece ser que en el año 1068, Ramón Berenguer I el viejo, ya recoge la formación de un grupo especial de soldados para defender la tierra (13), según cuenta en su Tesis doctoral de Rosa María Martínez Segarra. Desde ese momento se mantiene en Cataluña y se extiende a toda España en 1923. Curiosamente Arniches la conoce en 1892. La patrona de este grupo es la Virgen de Montserrat.

(Acto I, Cuadro I, Escena I)

TÍO CABEZÓN.- Yo no sé más que cuando iba a retirarme temprano, porque hoy es día de Difuntos, sentí tocar a somatén, y he cogido la escopeta, y aquí estoy como vosotros, sin saber qué pasa.

¡Pues parece ser que el Tío Perico ha visto el ánima del Tío Lechuza en su propio campo!

(Acto I, Cuadro I, Escena II)

CRÍSPULO.- ¿Y usted está cierto de que era él)

TÍO PERICO.- Tan cierto como de que yo mismo, soy migo mismo.

El tío Perico contando la historia

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

HISTORIAS DE ARNICHES NUMERO 2

(Acto I, Cuadro I, Escena II)

TÍO PERICO.- Pues verán ustés… Salía yo del molino de la Tía Bruna de que me moliera una miaja de trigo, cuando después de cargar a la borrica con los sacos, la arreo y salimos camino adelante, porque se nos echaba la noche encima. Como es día de Difuntos, al pasar por delante de la casa del Tío Lechuza el usurero, que hace ocho días que murió, me da la gana de mirar, porque pensaba que su alma estaría en el infierno, y… ¡ay!, ¡le vide!, ¡le vide!

SEÑOR SECRETARIO.- ¿Pero qué vio usted?

TÍO PERICO.- Al ánima del Tío Lechuza montada en un burro.

CORO.- ¡Ave María purísima!

TÍO PERICO.- Estaba pará en medio de la era, y yo al principio creí que no era, pero luego miré otra vez a la era, y era, era… ¡vaya si era!

La borrica y yo nos quedamos paraos.

SEÑOR ALCALDE.- ¿Y en qué lo conoció usted?

TÍO PERICO.- En que no nos movíamos.

SEÑOR ALCALDE.- Digo al Tío Lechuza.

TÍO PERICO.- ¡Ah! Pues en que tenía la misma cara que cuando vivo, el color de la muerte y el cuerpo de esqueleto.

SEÑOR SECRETARIO.- ¿Y cómo iba vestido?

TÍO PERICO.- Con una capa blanca. A todo esto, yo, al verle, me caí al suelo, y sentí como si me dieran un golpe en la cabeza.

SEÑOR SECRETARIO.- Eso sería de la impresión.

TÍO PERICO.- Y de un saco de harina que me dejó caer la burra.

El alcalde lo resume diciendo: “¡Dice que se le ha aparecío un aparecío!” Así que asegura a los vecinos que se vayan a sus casas y que él y el secretario harán la ronda del pueblo.

El Alcalde y el señor secretario.

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

(Acto I, Cuadro I, Escena II)

SEÑOR SECRETARIO.- Señor alcalde…

SEÑOR ALCALDE.- ¿Qué?

SEÑOR SECRETARIO.- Que yo no voy.

SEÑOR ALCALDE.- ¡Toma! Ni yo tampoco.

SEÑOR SECRETARIO.- ¿Entonces, pa qué les ha dicho usté eso?

SEÑOR ALCALDE.- No sea usted bruto, hombre; porque uno de los primeros deberes de too alcalde honrao… es engañar a los vercinos.

Arniches no puede sustraerse a darnos su mensaje número 37: Dentro de la idiosincrasia de los políticos está el engaño a sus votantes. Y pensar que seguimos, en muchos casos igual…

Con el tío Moro.

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

 

Al final deciden hacer el encargo al Tío Moro, el único del pueblo que no tiene miedo a nada.

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 15

(Acto I, Cuadro I, Escena VI)

TÍO MORO.- Si es que yo no tengo miedo a eso. ¿Saben ustedes por qué?

SEÑOR SECRETARIO.- ¿Por qué?

TÍO MORO.- Porque, gracias a Dios, soy ateo.

Críspulo se va a la iglesia a tocar a ánimas. El secretario sale con un rosario. El Tío Moro con una escopeta. Al final se intercambian “las armas” por si acaso…, se alejan uno de otro, está oscuro, y el Tío Moro se muere de miedo al ver corriendo al Secretario.

Finaliza el cuadro I.

El cuadro II nos presenta a un solo personaje: el Comendador Ulloa de la obra de teatro del Tenorio. Es un cómico que ha huido del pueblo de al lado, Matalaguarra, en la burra y que va vestido de muerto viviente. El público les ha tirado de todo y ellos han huido Al final cada uno se ha salvado como ha podido. Este es el ánima que vio el Tío Perico.

El comendador.

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

En el cuadro III veremos el corral de la casa de la Tía Nasa, el Tío Moro y Rosita. Las mujeres cierran todo y se van. Llega el Tío Moro y coincide con el comendador subido a la tapia y se va muerto de miedo otra vez.

La Tía Nasia sale buscando al Tío Moro; el Comendador aprovecha a ponerse a su espalda y hablarle. Ella no le oye. Situación de gran comicidad.

(Acto I, Cuadro III, Escena III)

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

COMENDADOR.- (Aparte.) ¡Una mujer! Ésta va a ser mi salvación, ésta me oirá. (Sale la Tía Nasia mirando a todos lados. El Comendador sale de su escondite y va detrás de ella.) Señora, usted no será sorda a mi ruego. ¡Señora, eh…, señora! (La sigue arrodillándose a cada frase.) (Aparte.) Pues sí parece sorda.

TÍA NASIA.- No le veo. ¿Dónde estás?

COMENDADOR.- Aquí detrás, señora.

TÍA NASIA.- ¿Estás con el borrico?

COMENDADOR.- Le he dejado fuera; no podía saltar.

TÍA NASIA.- Pues mira, en la cama estoy. Ya vendrás si quieres.

COMENDADOR.- ¡Señora!

TÍA NASIA.- (Se vuelve y le ve.) ¡Aaaay! ¡Dios me valga! (Vase.)

Según desaparece la Tía Nasia, sube la tapia Críspulo que viene a ver a Rosita. El Comendador se esconde. Críspulo hace la señal (Maúlla.) Sale el Comendador y Críspulo quiere huir por la tapia, pero no se lo permite. Pactan para que sea su salvador.

Después, traídos por el Tío Moro, vienen todos: Alcalde, Secretario, Coro…

(Acto I, Cuadro III, Escena VIII)

TÍO MORO.- ¿Y tú por qué mayabas?

CRÍSPULO.- Porque venía detrás de un gato.

COMENDADOR.- Y me dijo que era novio de su hija de usted.

TÍO MORO.- ¡Eso es mentira!

ROSITA.- (Saliendo.) No, padre, no es mentira. Él maya porque me quiere.

TÍA NASIA.- Sí, sí, hombre, déjalos.

TÍO MORO.- Bueno, pues que mayen.

SEÑOR ALCALDE.- ¡Quiá! A la cárcel too el mundo, hasta que mañana mande un propio al otro pueblo y nos enteremos de too.

COMENDADOR.- Señor alcalde, una pregunta.

SEÑOR ALCALDE.- Usté dirá.

COMENDADOR.- ¿Los presos cenan?

SEÑOR ALCALDE.- Sí, señor.

COMENDADOR.- Pues vamos a la cárcel, que se va a enfriar.

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

(Acto I, Cuadro III, Escena IX)

COMENDADOR.-

Y si la obrita ha gustado

y nos quieren aplaudir,

ya no tendremos que huir,

como en el pueblo de al lado.

TELÓN

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 36: La difícil vida del cómico. Siempre están venciendo las dificultades que la vida les plantea. ¡En esta ocasión la dificultad viene del más allá!

 

MENSAJE NÚMERO 37: Dentro de la idiosincrasia de los políticos está el engaño a sus votantes. Y pensar que seguimos, en muchos casos igual…

 

 

Ahora lo podremos ver en el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=dl8TSTRtA1c

Esta es la segunda obra de Carlos Arniches más antigua que podremos ver jamás, y se la debemos, al igual que con La Leyenda del monje, al Director de Orquesta Octavio J. Peidró. (www.ocatviojpeidro.com) nacido en Alicante, al igual que Carlos Arniches. Eskerrik asko.

Fotograma del vídeo de www.octaviojpeidro.com

 

BIBLIOGRAFIA

13.- María Martínez Segarra, R. Tesis doctoral. “El somatén nacional en la dictadura de Primo de Rivera”. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Filosofía y Letras. Madrid. 1984. Editorial de la universidad.