LA ENVIDIA Y CARLOS ARNICHES             Un hombre de una humildad reconocida por todos aquellos que lo conocieron, no concebía la envidia en la actitud de sus contemporáneos. En su autorretrato ya lo deja claro, “él conoce cuál es su localidad y no le veremos moverse a una más adelantad por envidia de nadie”. Observó…