LA CORTE DE RISALIA

 

O

 

LA MONARQUÍA CORRUPTA

 

 

 

Se estrena esta obra el 11 de Abril de 1914 en colaboración con Antonio Paso y música del maestro Pablo Luna. La acción se lleva a cabo en el reino imaginario de Risalia. Incluimos esta obra en su Etapa Política y Etapa de Fantasía.

 

El primer Acto nos muestra las salas de Palacio que están junto a los aposentos reales. Dentro está el Rey Vicente XXIV con los doctores Astenio, Francochelo y Piloso. Están intentando vigorizar al rey para que pueda estar a la altura de su nueva esposa de 21 años. No lo están consiguiendo, el rey está apagándose. Tiene 58 años.

 

Esperan a ser recibidos el presidente Kalcundio y los ministros Financio y Armandio. Están preocupados por la reacción del Príncipe Ovilio, sobrino del monarca y heredero al trono ya que “hasta ahora”, el rey no tenía descendencia, claro.

 

Mientras esperan, llega Fisgonio, Gobernador de Risalia, quien expone la necesidad de emitir un decreto impidiendo que las mujeres se exhiban casi sin ropa.

 

El rey sale y firma todos los documentos que le ponen por delante sin leer nada.

 

Bertina, la hija del guarda, llega con unas amigas y ofrece las primeras uvas de la cosecha recién iniciada.

 

Reverencio, mayordomo y consejero del príncipe Ovilio, le aconseja a éste, como Jefe de Palacio, que despida a todos los ayudantes de la Reina, que son todos bellos, y que ponga otros muy feos. Una vez hecho esto se celebra la fiesta en honor de la Reina y termina el primer acto.

 

El segundo acto tiene tres cuadros. El primero es una escena de caza y se ve cómo Bertina y sus amigas Marinela y Efronia se disponen a bañarse en una zona próxima y resguardada.

 

Una vez abandonada la escena, llegan el rey y su gobierno y cantan.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 156

 

(Acto II, Cuadro I, Escena II.)

 

TODOS.-             El terror de las palomas,

el pavor de las perdices,

y el espanto de las coco…

de las coco… codornices;

al asombro de las liebres,

el non-plus de los conejos,

y el requiescan- cantipace

de aguiluchos y vencejos.

Lo que salte, lo que brinque,

lo que corra, lo que vuele,

si le apunto dos segundos

escapárseme no suele;

jabalí al que pongo cerco,

jabalí que cae en el lazo:

más que azote de la caza

somos casi un azotazo.

 

Todos celebran un espléndido día de caza y abandonan la escena. Aparecen ahora tres mozos con la ropa de las chicas que se estaban bañando. Les están gastando una broma pesada.

 

El guarda Retama ha sido avisado por Bertina de que estaban sin ropa, y le han rogado que les avise cuándo pueden refugiarse en su cabaña hasta conseguir la ropa. El rey le ve haciendo señas.

 

Ahora se produce una situación muy divertida con respecto a las señas. Retama les hace señas para que vengan, pero como ve al Rey, les informa que no. El rey está interesado en las señales que hacía y pide que le muestre su significado. El rey ejecuta la señal para que vengan. Retama para que no, y así sucesivamente.

 

Se produce la mutación del cuadro.

 

El segundo cuadro de este segundo acto nos muestra el interior de la caseta del Guarda Faustino. Las chicas, sin ropa, se han refugiado en el sótano. El guarda ha ido a por ropa.

 

Llega el Rey y su séquito. Como conoce al guarda, el rey baja al sótano en busca de queso y vino y se escuchan golpes y trompazos.

 

Aparece el Rey despeinado. No se explica de dónde le estaban cayendo los golpes, estaba todo oscuro.

 

Llega la ropa de las mozas traída por Fermina, que le explica a la reina, quiénes son las que están en el sótano. Gran mosqueo con el rey y se va.

 

(Acto II, Cuadro II, Escena IV.)

 

REY.- Basta. ¡Dios mío! La cueva que me delata… El Gabinete que no me aconseja… el recibimiento que me va a hacer la reina…¡Me está bien empleado por ser constitucional! Si fuese absoluto, no me pasaría esto.

 

Mensaje número 386: Toda la actitud frívola de la corte y las palabras de desprecio hacia la monarquía constitucional son toda una declaración de principios de Arniches.

 

              Suben las mozas y se da la mutación.

 

El tercer cuadro nos muestra las habitaciones de la Reina y han pasado tres meses.

 

Tras la bronca inicial se han vuelto a las excelentes relaciones entre los monarcas y ahora van a ver el desfile de modelos de la moda de París.

 

La Reina se encuentra indispuesta y el Dr. Astenio certifica su embarazo. ¡Todos es alegría en el  Reino!

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 386: Toda la actitud frívola de la corte y las palabras de desprecio hacia la monarquía constitucional son toda una declaración de principios de Arniches.