LA FLOR DEL BARRIO

O

CÓMO DEBES ENCONTRAR EL AMOR.

 

 

Esta obra se estrena el 30 de Mayo de 1919 y está dedicada al que parece en teoría su actor principal, Saturiano, que lo ejecuta Casimiro Ortas, amigo personal de Carlos Arniches. Casimiro ya ha realizado con éxito otras obras de Arniches como Serafín el pinturero en 1916. La dedicatoria tiene la fecha del 1 de Julio de 1919. Como siempre, don Carlos, esperaba a que la obra fuese un éxito para hacer la dedicatoria. Es su obra en solitario número 39. Pertenece a la Etapa Moralizante.

 

Es definido por el autor como un Sainete Lírico en dos actos con música de Calleja y Foglietti.

 

Hemos comentado que “Saturiano” parece el actor principal de la obra, pero Arniches nos tiene preparada una sorpresa en esta ocasión

 

Va a aparecer un personaje oscuro, poderoso, de fuerte presencia en la escena, que va lanzar los cinco mensajes que tiene esta obra. En teoría es un personaje secundario y como buen secundario de Arniches presenta su “tarjeta de visita idiomática”. El señor Sixto, siempre entra en escena gritando “¡Protesto!”.

 

La trama comienza con los preparativos de la boda de los hijos de dos acaudalados industriales o principales de dos tiendas: don Hilario con su hijo Jose María y don Sebastián con su hija Filo. Jose María es un joven apuesto y Filo es una mujer “poco agraciada”. En la obra la califican como “ñáñaro soliviantao”. Palabra palentina en desuso que significa “objeto viejo destartalado” (5).

 

.             La tienda de Hilario se llama LA FLOR DEL BARRIO, fundada en 1816, y sita en la Calle Toledo; la tienda de Sebastián es EL PARAÍSO, justo enfrente. Jose María es hijo adoptivo de Hilario y Rosa que están pasando una mala racha económica. Sebastián es muy rico y la boda va a solucionar los problemas económicos de Hilario.

 

El primer acto tiene como decorado el interior de la tienda de telas LA FLOR DEL BARRIO. Allí trabajan Quirino, invitando a las señoras a pasar; Prisco atendiendo a Doña Bernabea; Agapito atendiendo a las parroquianas.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 220

 

(Acto I, Escena I.)

 

DOÑA BERNABEA.- (A Prisco.) ¡Hijo, por Dios; pero si todo esto ya está muy visto!

 

PRISCO.- ¡Como que lleva usté dos horas mirándolo, doña Bernabea!

Doña Bernabea solicita a Saturiano que le enseñe más telas y éste le contesta con el chiste de Rogelio, el sombrerero de Los Ambiciosos: ¡Como no quiera usted que le enseñe el recibo de la contribución, ya no nos queda otra cosa!

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 221

 

(Acto I, Escena I.)

 

ENCARNA.- Pero si es que encocora, hijo. Un hombre tan guapísimo como Pepe casarse con esa visión de chica.

 

PRISCO.- ¡No vale exagerar! ¡Tanto como visión…!

 

SOLE.- ¡Ay, en eso no molestarse! La Filo, como fea, le quita el hipo a Neztuno.

 

Casimiro Ortas en 1919. www.wikipedia.org

 

 

 

Siguen los empleados con las clientas criticando la boda de conveniencia que a todas luces se va a celebrar. Lo curioso es que Saturiano no para de lanzar puyas de lo fea que es Filo, sus andares horrorosos, y que lo mejor que se puede hacer con ella es “apagar la luz”. En la siguiente escena entra Filo en la tienda y tiene un hablar con la zeta “terrible”. Resulta que en nuestra versión se equivocan al poner su nombre poniendo el de SOLE, y al final, el texto de Filo ya no lleva ninguna “zeta”.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 222

 

(Acto I, Escena II.)

 

PRISCO.- ¿Tu novio?

 

SOLE.- De una vez. ¡Y ese sí que es rico!

 

SATURIANO.- ¿Rico?

 

ENCARNA.- Como que tiene su fortuna en el banco.

 

SATURIANO.- ¿Es accionista?

 

SOLE.- (Contrariada.) ¡Carpintero, hijo! Pero, eso sí, con unas pestañas que pones debajo, el canario y no le da el sol.

 

Pepe está profundamente agradecido a sus padres adoptivos y hará el sacrificio de casarse con Filo a quien no ama, y olvidar a Julia de quien está enamorado. Saturiano, el encargado de la tienda de Hilario lo descubre. Desde ese momento trata de echar un capote en todo a Pepe.

Ediciones M. Aguilar. Vol II. Página 401.Madrid 1948.

 

 

 

También hay un episodio en el que Saturiano descubre una parte de su personalidad que veremos al final de la obra: su gramática.

 

www.abc.es (1919-06-03. Pag. 6)

 

El texto del chiste gráfico es el siguiente:

 

PRISCO.- ¡Amos, no me asustes! Tú es que vas toas las noches al cine, ves muchas películas y sacas un drama de una lata de sardinas.

 

SATURIANO.-Y después de todo qué es una lata de sardinas sino ocho cadáveres en aceite…

 

(Acto I, Escena III)

 

SATURIANO.- ¡Pero lo de Jose María es una realidaz, Prisco! Tengo unas sospechas muy feas… cientes!

 

PRISCO.- ¿Cuáles?

 

SATURIANO.- Se dice, cuálas, que es femenino.

 

Otro momento divertido es cando llegan los de la comisión del comercio de la Calle Toledo y le regalan unos cuchillos.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 223

DISCURSOS DE ARNICHES NÚMERO 12

 

(Acto I, Escena V.)

 

JOSE MARÍA.- Bueno, señores, muchas gracias por vuestro obsequio. Si yo supiera expresarme, os diría toda la gratitud que siento, pero…

 

SATURIANO.- Tú lo que quieres hacerles es un corto discurso de gracias: ¿no es eso?

 

JOSE MARÍA.- Eso es.

 

SATURIANO.- Pues vas a ver. Honrada y elegante dependencia: En nombre de José María, voy a daros las gracias. Él no puede hacerlo, porque vuestros cuchillos se le han clavado en el corazón y está afeztao. Sois una clase media, no se me oculta; quizá una clase baja; tan baja, que caa uno de vosotros no tie más que un metro… pa ganarse la vida. Pero vuestro compañerismo ha quedao muy alto con el vinito y original regalo de los cuchillos; regalo que ha de servir pa que Pepe, todos los días, a la hora del postre, se acuerde de vosotros y le diga a su mujer: “Estos cuchillos tienen, Filo, para ti y para mí, el doble mérito de que son unos cuchillos… (Se azora.) de que cuando veas estos cuchillos…” (Más azorado.)

 

SEÑOR HILARIO.- Pero ¿qué te pasa con los cuchillos?

 

SATURIANO.- Que me he cortao. Por lo tanto acabaré diciendo…os esta bonita frase, que es la predilecta de Maura cuando le hacen un obsequio: “Muchas gracias”.

No contento con el discurso Saturiano les brinda un himno “algo nupcial”.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 189. (51)

 

(Acto I, Escena V.)

 

SATURIANO.-    Vais a escuchar ahora

un himno algo nupcial,

que lo titulo “Avance

matrimonial.

¡Por fin se casa

José María!

¡Ay, qué alegría!

¡Mi bien!

Por fin se casa

la hermosa Filo.

¡Ay, qué júbilo

también!

 

TODOS.-             Por fin se casa

¡Dicha sin cuento!

¡Dicha sin par!

¡Era feliz!

¡Era de paz!

¡Era de gran ventura!

¡Era de gran placer!

¡Era de bienandanza!

Era de suponer.

 

SATURIANO.-    ¡Por Dios, no mujáis,

porque m’azaráis,

y en víspera de boda

no está bien esa coda;

y observo, orfeonistas,

que es que lo exageráis.

No lo acentuéis,

ni lo exageréis,

porque los contrayentes

y todos sus parientes,

nos echan a patadas;

eso no lo dudéis.

Los nuevos esposos

vivirán dichosos

como en un oasis

de satisfacción;

en una casita,

pequeña y bonita,

que tenga azotea,

que tenga ascensor,

con mucha alegría,

con gran poesía,

con baño de mármol

y calefacción y termosifón.

 

Como datos curiosos del primer acto señalar que iban a celebrar un “Five Cluqui” en su casa de la calle Tribulete, 96 a las nueve de la noche.

 

El “Five Cluqui” tiene que tener relación con “Five O’clock” en inglés, que podrían haberlo cogido del té de las cinco, pero en hora española, es decir a las nueve.

 

La calle Tribulete tiene mucha historia

 

Como se ve en el gráfico de la cerámica realizada por Alfredo Ruiz de Luna, hay dos jugadores y unos bolos. Por lo visto, se juagaba a los bolos en el solar de enfrente a donde ahora está situada la calle. Lo que no se ha podido averiguar es el tipo de juego que era. Parece que por medio de unos aros debían derribar los objetos que estaban encima de los bolos (6).

 

Los padres planean una nueva tienda para los novios que se llamará: LA NUEVA ALIANZA, y estará en la cabecera del rastro.

 

Se quedan solos Hilario, Sebastián y Pepe. El señor Sebastián aprovecha con un discurso conmovedor para darle las gracias a Pepe por casarse con Filo y por hacerla feliz. El señor Hilario, cuando Sebastián se va, aprovecha con otro discurso para recalcar lo que ya conocíamos, que la boda y la unión con Sebastián y su negocio ¡le salva de ruina y de la muerte!  Arniches ha creado de forma magistral, una atmósfera angustiosa sobre Pepe: su verdadera novia es Julia, con la que no se casará; su padre adoptivo está arruinado, sólo él puede salvarle; el padre de su futura esposa, Sebastián, ha depositado en él todas las esperanzas de futuro con un nuevo negocio, con todo el amor sobre su hija y la memoria de su difunta madre; y para colmo, Filo, la “futura esposa”, es fea.

              www.wikipedia.org

 

 

Hay resaltar cómo Arniches refleja lo fea que es Filo, en su léxico con la zeta, que no es un divertido “andalú” ni nada por el estilo; es simplemente una forma de hablar “fea”; es un mensaje para el lector, para esa persona que al pasar los años y ya no pueda ver representada la obra sobre un escenario de teatro, pueda seguir percibiendo lo que él quería transmitir. Gracias bisabuelo.

 

Cuando el señor Hilario y Pepe se quedan solos, éste le vuleve a dar las gracias y Pepe insiste en que ojalá fuera su hijo de verdad.

 

(Acto I, Escena X.)

 

SEÑOR HILARIO.- ¿Por qué dices eso?

 

JOSÉ MARÍA.- Porque si fuera hijo de usté, quizá que no tendría que estarle tan agradecido, y entonces… Pero de esta forma, ¿qué voy a hacer? De muy chico me sacó usté de mi casa por la conveniencia de mis padres; sin obligación, me dió usté su pan y su cariño y la miaja de principios que uno tenga, y en pago de todo eso, lo primero que me pide usté, es que le salve la honra y la vida. ¡Cómo voy a negarme! Pero me casaré con la Filo por salvarle a usté; nada más que por salvarle a usté, señor Hilario.

 

SEÑOR HILARIO.- ¡Hombre, Pepe, no exageres el sacrificio! La chica es fea; pero vamos, tanto como para …

 

JOSÉ MARÍA.- Yo no digo que sea fea ni bonita. Caa uno es como Dios lo ha hecho. Yo lo que digo, es que pa querer a una mujer, tie que ser que le nazca a uno del corazón, sin más razones ni cálculo; y eso, la verdad, en este caso…

 

SEÑOR HILARIO.- ¡Bah, bah! ¡Ya salió el amor! ¡Fantasías de la juventud! ¡Humo de unas horas! El dinero es más positivo y con él, todo lo tienes en el mundo: comodidades, satisfacciones, cuanto apetezcas; porque si una mujer no te gusta, con dinero… ¡Qué te voy a decir! ¡Tú ya conoces la vida!

 

Mensaje número 489: “¡Ya salió el amor! ¡Fantasías de juventud!”. Estas palabras de Hilario soltadas sobre un Pepe abrumado por la responsabilidad que se le cae encima son el detonante para su acción siguiente de “intentar terminar con todo”. El matrimonio sin amor es nuevamente criticado por Arniches, pero esta vez, en una obra de su madurez literaria, llega al sumun. Además nos deja retazos de lo que debe ser un hijo y lo que no; la sumisión a la voluntad del padre o no; nos habla de cómo debe ser el amor verdadero; cómo debe nacer del corazón; y por último la visión mercantilista de un viejo que ya ni siente ni padece, que si precisa “amor” (deseo), con dinero lo puede comprar…

 

 

 

www.abc.es (1919-06-03- pág 6.)

 

 

Para darle más emoción y que el espectador piense que aún hay un resquicio de salvación para Pepe, entra en escena, roto, descompuesto, sucio e indignado Saturiano, que ha ido a darle el recado a Sixto, el padre natural de Pepe, y ha sido despachado con todo tipo de amenazas: Sixto no da el consentimiento; sabe que se hijo no está enamorado de Filo.

 

El texto del chiste dic:

 

SATURIANO.- (A Pepe y al señor Hilario) Y miren ustedes cómo me ha dejao el sombrero de un puñetazo, pero conmigo ya ha acabao. Yo con esto no le vuelvo a saludar más. Decirme primero ¡hola pollo…! y romperme luego un ala…

 

Pepe está destrozado. Julia hace su aparición y cantan.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 190. (52)

 

(Acto I, Escena XII.)

 

JULIA.-               ¡Pepe!

 

JOSÉ MARÍA.-   ¡Julia!

 

SATURIANO.-    Ya está aquí.

 

JOSÉ MARÍA.-   ¿Me buscabas?

 

JULIA.-               Claro está.

 

JOSÉ MARÍA.-   ¿Qué es lo que quieres de mi?

 

JULIA.-               Quiero saber la verdad.

 

SATURIANO.-    Hable usted bajo, Julia.

Pepe, baja la voz,

que si notan que hay tertulia,

mis queridos Pepe y Julia,

va a haber un disgusto atroz.

 

JULIA.-               Yo no puedo creer que me dejes

sin que yo te haya dado motivo;

yo no puedo creer que así muera

este amor, como el nuestro nacido

en una verbena y en noche de estío,

entre risas de bulla y jarana

y entre notas de alegre organillo.

 

JOSÉ MARÍA.-   Yo jamás he dejado de quererte

ni otro amor como el tuyo he sentido,

pero la honra y la vida de un hombre

que me quiere lo mismo que a un hijo

porque soy honrao, por ser bien nacido,

me obligó a renunciar a mi dicha

y me ha impuesto tan cruel sacrificio.

 

SATURIANO.-    A mí me conmueve

y no le condeno,

porque es una especie

de Guzmán el Bueno.

 

JULIA.-               Si lo manda tu capricho,

todo acabó entre los dos;

y se te casas con otra

vete bendito de Dios.

 

JOSÉ MARÍA.-   No lo manda mi deso;

fue el deber quién lo mandó.

Los hombres cuando son hombres

hacen lo mismo que yo.

 

JULIA.-               Cuando vayas a la verbena,

donde siempre fuiste conmigo,

el recuerdo de tiempos que ya pasaron

ha de ser mi venganza y tu castigo.

 

JOSÉ MARÍA.-   Yo te juro que si algún día,

sin quererlo, voy de verbena,

el recuerdo de tiempos que ya pasaron

no será mi castigo, será mi pena.

 

JULIA.-               Como no tengo bastante

para comprar tu querer,

puedes salir a subasta,

que te compre esa mujer.

 

SATURIANO.-    Los dos me dan mucha lástima,

lo juro por mi salú:

Filo, porque te ha comprado;

porque te has vendido, tú.

 

Mensaje número 490: En la letra de canción más larga de Arniches hasta la fecha, vemos la esencia de la obra recogida en el enfrentamiento de los amantes Pepe y Julia: ella, que representa el amor burlado; él, que debe abandonarla por una deuda de honor contraída con su padrastro. El drama en primera persona con un testigo, Saturiano, que pone en el último verso, la opinión del autor: “siento lástima por Filo que te ha comprado y por ti que te has vendido”. Da prioridad a las acciones de la voluntad de los hombres frente al devenir del amor.                          

 

Julia se va desesperada y Pepe y Saturiano quedan en escena.

 

Pepe no ve ninguna otra forma de quedar bien con todos que “quitándose de en medio”. Se va al piso de abajo y pide que no le molesten.

 

La madre de Pepe, Nemesia, ha traído “a la rastra” al hosco y huraño padre de éste, el señor Sixto. Arniches lo describe con estas palabras: Es un sujeto hosco, encorvado, de barba hirsuta, mal cuidada; tiene el pelo largo, un poco greñoso. Viste un traje que le está algo estrecho, y el pantalón, además, un poco corto. Lleva el chaleco mal abrochado, sin que coordinen ojales y botones. Una corbata-chalina, encarnada, con el lazo a un lado y mal hecho. En la mano, un bastón muy gordo. En la cabeza, un hongo muy antiguo.

 

El señor Sixto, es arrastrado por su mujer a la tienda, para después ir a la Vicaría y dar allí, su consentimiento para la boda de su hijo con Filo. Pero él piensa de forma distinta.

 

(Acto I, Escena XV.)

 

SIXTO.- ¿A qué me  se ha traído aquí?

 

SATURIANO.- Yo no sé.

 

SIXTO.- A que consienta en un negocio indecente que quie hacer con un hijo que me  se quitó.

 

SATURIANO.- Sí, hombre; pero hágase usté cargo…

 

SIXTO.- ¡Protesto! Y protesto yo, Sixto Pérez Rebeque, madrileño hasta las cachas. Yo lo digo y lo sostengo. ¡España se desmorona! ¡Too se derrumba! ¿Y por qué? Pues porque los pobres no tenemos dignidá; ni más ni menos.

 

SATURIANO.- ¡Hombre!…

 

SIXTO.- Sí, señor; que la mayor parte semos una recua de gangueros y holgazanes. Y si no, que se vea. La pedigüeñería es la plaga del país. Está dicho. Y la prenda nacional, la gorra. Y el pueblo que prefiere la limosna al jornal es un pueblo de sinvergüenzas. (Desafiador.) ¿Quién ha dicho que no?

 

….

SIXTO.- ¡Viva el trabajo! ¡Muera la mendicidad!

 

Mensaje número 491: Arniches da fuerza al personaje de Sixto y lo carga de razones: por un lado demuestra que le arrebataron a su hijo contra su voluntad; y por otro hace un análisis de los males de España a causa de la una gran cantidad de población sumida en la pobreza y que sobrevive de la limosna y la venta de gangas y escoria. Arniches denuncia la existencia de éstas prácticas y las cita como origen de una España que se desmorona. No sólo hay problemas en las clases dirigentes con la corrupción, sino que en las clases humildes también hay desidia por el trabajo.

 

Con la idea de convencer a Sixto, Hilario trae al sacerdote que les irá a casar, Don Fidel.     Les dejan solos y empieza Don Fidel con los argumentos de siempre para intentar convencerle. Inlcuso le habla de riquezas.

 

(Acto I, Escena XVII)

 

SEÑOR SIXTO.- ¡Rico! ¡Bah! El dinero cae por fuera, Don Fidel, y hoy se tiene y mañana no. Pero el cariño y las cosas así caen más de por dentro, y esas no se sacan y se ponen como un duro en el bolsillo, esas son la que se tien que mirar en la vida. ¿Me va usté a decir que no?

 

DON FIDEL.- No, hombre; ni mucho menos.

 

SEÑOR SIXTO.- ¡Ah, por eso! Y a usté, que es hombre cabal, ¿le parece bien que yo consienta que mi Jose María, por unos cochinos duros, se case con una mujer que no quiere y abandone a otra de la que está prendado?

 

El mensaje número 492: El dinero cae por fuera, el cariño cae por dentro.

             

             

 

Pablo Iglesias Posse. Fundador de PSOE. www.wikipedia.org

 

Don Fidel no sabía del amor de Pepe y Julia y una vez enterado ya no está dispuesto a seguir adelante con la boda y le da la razón a Sixto. Aquí se produce un abrazo entre diferentes que es una verdadera obra poética de Arniches.

 

DON FIDEL.- Reconocer la verdad es la primera obligación del cristiano.

 

SIXTO.- Venga un abrazo. ¿Me va usté a decir que no?

 

DON FIDEL.- Yo no le niego un abrazo a ningún hombre honrado.

 

SIXTO.- Siempre he pensao que usted y yo éramos aquí las únicas personas decentes; porque no quita que usté venga de un lao y y venga del otro.

 

DON FIDEL.- Vengan de donde vengan los corazones sanos se juntan siempre.

 

SEÑOR SIXTO.- Pues apriete usté, pa que se junten más. (Se abrazan fuertemente. Pausa. Aparte.) ¡Si me viese don Pablo!

 

Hemos deducido que se refiere a Pablo Iglesias Posse. (Fundador del PSOE. 1850- 1925)

 

Mensaje número 493: Nunca podría haber imaginado el espectador que los dos extremos del arco religioso, pudieran en un momento puntual llegar a abrazarse. Arniches nos demuestra que ser honrado y de corazón noble puede unirnos más con el diferente que cualquier religión.

 

José María que había bajado al cuarto pequeño de abajo y lleno de dolor sin saber cómo salir de semejante atolladero, ha encendido el brasero y escrito una nota de exculpación para que a nadie se culpe de su muerte. Saturiano lo encuentra y lo salva. Sixto aparta a todo el mundo y se lo lleva y termina el primer acto.

 

El segundo acto comienza con un primer cuadro que nos muestra la sala de espera de la Vicaría. Arniches aprovecha la ocasión para mostrarnos varias parejas examinadas por el sacerdote y situaciones divertidas previa a la llegada del señor Sebastián Y Filo. Sebastián se encuentra con un conocido del comercio, Carrasco.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 224

 

(Acto II, Cuadro I, Escena III.)

 

CARRASCO.- ¡Caray, pues no se comprende que tengan esperando a este cachito de cielo raso!

 

FILO.- ¡Ay, muchísimas gracias, señor Carrasco!

 

CARRASCO.- Estás monísima, y no es galantería.

 

SEBASTIÁN.- (Encantado.) ¿La encuentras bien, de veras?

 

CARRASCO.- Está pa comérsela y pa sentar mal…

 

FILO.- ¿Mal?

 

CARRASCO.- De tan salada, que no me has dejao acabar.

 

Saturiano acude a decirles lo ocurrido y que Pepe no vendrá. Naturalmente, Filo y Sebastián quedan desolados sin boda. En ese momento, Saturiano sugiere a Hilario que se podría solucionar al estilo Ajuria, o sea buscando otro novio: él mismo. Filo se desmaya.

 

             

www.wikipedia.org

 

Hemos indagado y descubierto que Julián de Ajuria fue un vasco productor de cine tanto en España como en Argentina, como por ejemplo de la película NOBLEZA GAUCHA, cuyo cartel vemos en esta página.

 

ARNICHES Y LOS VASCOS EPISODIO NÚMERO 13

 

Arniches se cruza de nuevo con el pueblo vasco. La película Nobleza Gaucha (1915) no tuvo el éxito esperado en sus primeros pases, así que Julián de Ajuria decidió “cambiar la mayoría de las leyendas explicativas por poemas de Martín Fierro y Santos Vega, y el éxito fue clamoroso” (7)

Julián de Ajuria (1886- Bizkaia- 1965-Argentina)

posando con el actor que hace de Napoleón en la película La Patria www.pulperiaquilapan.com

 

Pues bien, Saturiano, inspirado en el productor vasco decide poner remedio a la boda fallida entre Filo y Pepe: él se ofrece como marido. Filo al oírlo se desmaya y finaliza el primer cuadro del segundo acto.

 

             

Plaza de San Andrés.

www.wikipedia.org

 

 

Han pasado 15 años. Comienza el segundo cuadro de este segundo acto sin que sepamos que sucedió entonces. Pronto nos sacan de dudas: Saturiano y Filo se casaron, ella ha engordado, han tenido 8 hijos y él ha progresado. Primero como “principal” de su propia tienda “LA NUEVA FLOR DEL BARRIO”, y segundo como concejal del ayuntamiento de Madrid por el partido de Dato (Conservador)

 

Este cuadro se desarrolla en la Plazuela de San Andrés, en la que según ciertos investigadores pudo estar la casa de Isidro Labrador (8). Su situación es tan buena que han decidido celebrar el quince aniversario de su boda en su hotel: Villa Filo.

 

 

 

Para dar ambiente al cuadro, escuchamos cantar a grupos de muchachos y muchachas.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 191.(53)

 

(Acto II, Cuadro II, Escena I.)

 

TODOS.-             Caminito del Pardo

van mis amores;

donde están las acacias

llenas de flores.

Recorre caminante,

la carretera,

que sus galas te brinda

la primavera.

Revolotean

los ruiseñores

en las acacias

llenas de flores.

 

Prisco y Agapito, con el aspecto más respetable que da la edad, nos ponen al corriente de los cambios sucedidos.

El tercer y último cuadro se da en el Hotel Villa Filo. Están todos invitados: Jose María y Julia y sus hijos; Sixto y Nemesia; Sebastián, amas de cría, policías, pollos…

 

Saturiano, que les ha convidado a pollo con arroz, les lanza un discurso previamente.

 

 

DISCURSOS POLITICOS DE ARNICHES NÚMERO 13

 

(Acto II, Cuadro III, Escena III)

 

SATURIANO.- Señores: tanto aquí, mi señora como yo, estamos embargados por vuestros efusivos vítores; vítores que yo agradezco… os desde el fondo de mi alma porque expresan vuestro cariñoso afezto. Afezto que yo también tengo…os y mi señora tiene…os. Pero aunque yo sea concejal datista, eso no osta pa que tenga de reconocer que no es hora de discursos. Por lo tanto limitaréme a que sepáis que os he invitado porque quiero obsequiaro…os y agasajaro…os con un arro… oz con pollo. Pollo que…, pollo que…, pollo…, pollo…

 

Como se puede ver, Arniches se divierte con las meteduras de pata, contra la gramática, que cometen los que progresan y quieren dárselas de instruidos.

(Acto II, Cuadro III, Escena IV)

 

SATURIANO.- (A Julia)…Esta mujer es Madrid. Esa cara tiene más alegría que la puerta del Sol. Y ese cuerpo es más bonito que el Retiro. Y no te digo nada del Parque del Oeste, ni del Cerrillo de los Ángeles, ni de los barrios bajos.

 

FILO.- Y yo, ¿no soy naa de Madrid?

 

SATURIANO.- La calle de la Bola.

 

FILO.- ¡Qué ladrón!

 

En la escena V se rebela el principal objetivo de la celebración: honrar a Sixto. Pero antes, para amenizar la espera a la comida, Saturiano canta un cuplé imitando a Raquel Welch:

 

 

www.abc.es (1919-06-03. Pág. 6)

El texto de la viñeta.

 

SATURIANO.- ¿Y ahora es usté Lerrusista?

 

SIXTO.- Era Pablo eclesiástico, pero voy a cambiar.

 

SATURIANO.- Hágase usté Marcelino dominguero que es má majo.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 192 (54)

 

(Acto II, Cuadro III, Escena V.)

 

SATURIANO.-    Te conocí en la Plaza

de la Alegría.

Volvías tú del Este

todo enlutao

y en tu cara de pena

bien se advertía,

que estaba el cementerio

desanimao.

Pero me viste

y esos ojazos

como puñales

clavaste en mí,

y enamorada

de tu persona

desde ese instante

cegué por ti.

 

Aquella pasión insana,

mi pecho llenó de fuego.

Te dije yo: “¡Hasta mañana!”,

y tú dijiste: “Hasta luego.”

 

Tres años he pasado

muerta de celos

y al irte, lacerando

mi corazón,

me dejas triste y sola

con dos gemelos,

pa que veas las cosas

tal como son.

¿Por qué te quise

con toda el alma?

¿Por qué tan solo

yo en ti pensé?

¿Por qué al marcharte

lloro de pena?

¿Por qué me dejas?

¿Por qué? ¿Por qué?

 

Estás retratao en mis ojos,

mi llanto te ha puesto marco.

Desde que me abandonaste,

donde me paro, hago charco.

 

Un niño lo he metido

en el Hospicio;

el otro se lo alquilo a Nicolás,

para pedir limosna

en Recoletos,

que es donde los señores

se apiadan más.

Otro lo tengo

con un cuñado,

que me lo educa

bastante bien,

pero de éste

nada te digo

porque no es tuyo

ni sé de quién.

 

El verme sin ti me cuesta

llorar igual que un becerro,

que quien con niños se acuesta…

pierde pan y pierde perro.

Analizando la letra del poema, Arniches repasa la obra actual con amores y abandonos, así como los sainetes rápidos del Madrid Castizo, en concreto el de “Los pobres” en el que relata las formas de pedir que tenían, siendo una de ellas la de alquilar a niños con un precio semanal, con la idea de que recaudaran más dinero de lo que costaban.

 

Tras la actuación se dirige a los comensales para el brindis.

 

SATURIANO.- A usté, sí, señor. Porque aquí, donde le veis, a esta fiera, a este rebelde, a este anarquista, se lo debemos todo; sí, señores todo. Estos niños que juegan, estos matrimonios que se aman, esta alegría que nos rezuma, ese arroz que nos aguarda, esa ensalada que nos atrae…

 

FILO.- No llores, Saturiano.

 

SATURIANO.- Es que es de cebolla.

Y se lo debemos todo, porque un día, ya lejano, supo impedir que la avaricia matara al amor de dos corazones juveniles y apasionados.

 

SEBASTIÁN.- Es verdad. Señores, tiene razón mi yerno. Y yo, como el más anciano, quiero señalarle a la juventud aquí presente, el ejemplo del Señor Sixto. Ya lo veis, al hombre que no quiso pedir nada, la vida se lo dio todo, porque tenía una voluntad fuerte y un sentir honrado y no confió nunca más que en la verdad y en sí mismo y así él fue feliz y a todos nos hizo felices.

 

Finaliza la obra pidiendo perdón por las faltas cometidas por los actores y al autor lo que se merezca. Telón.

 

El mensaje número 494: Impedir que la avaricia esté por encima de nada. La voluntad fuerte y honrada nos llevará a un final feliz. Al hombre que no quiso pedir nada, la vida se lo dio todo

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 489: “¡Ya salió el amor! ¡Fantasías de juventud!”. Estas palabras de Hilario soltadas sobre un Pepe abrumado por la responsabilidad que se le cae encima son el detonante para su acción siguiente de “intentar terminar con todo”. El matrimonio sin amor es nuevamente criticado por Arniches, pero esta vez, en una obra de su madurez literaria, llega al sumun. Además nos deja retazos de lo que debe ser un hijo y lo que nó; la sumisión a la voluntad del padre o no; nos habla de cómo debe ser el amor verdadero; cómo debe nacer del corazón; y por último la visión mercantilista de un viejo que ya ni siente ni padece, que si precisa “amor” (deseo), con dinero lo puede comprar…

 

MENSAJE NÚMERO 490: En la letra de canción más larga de Arniches hasta la fecha, vemos la esencia de la obra recogida en el enfrentamiento de los amantes Pepe y Julia: ella, que representa el amor burlado; él, que debe abandonarla por una deuda de honor contraída con su padrastro. El drama en primera persona con un testigo, Saturiano, que pone en el último verso, la opinión del autor: “siento lástima por Filo que te ha comprado y por ti que te has vendido”. Da prioridad a las acciones de la voluntad de los hombres frente al devenir del amor.                          

 

 

MENSAJE NÚMERO 491: Arniches da fuerza al personaje de Sixto y lo carga de razones: por un lado demuestra que le arrebataron a su hijo contra su voluntad; y por otro hace un análisis de los males de España a causa de la una gran cantidad de población sumida en la pobreza y que sobrevive de la limosna y la venta de gangas y escoria. Arniches denuncia la existencia de éstas prácticas y las cita como origen de una España que se desmorona. No sólo hay problemas en las clases dirigentes con la corrupción, sino que en las clases humildes también hay desidia por el trabajo.

 

MENSAJE NÚMERO 492: El dinero cae por fuera, el cariño cae por dentro.

 

MENSAJE NÚMERO 493: Nunca podría haber imaginado el espectador que los dos extremos del arco religioso, pudieran en un momento puntual llegar a abrazarse. Arniches nos demuestra que ser honrado y de corazón noble, puede unirnos más, con el diferente, que cualquier religión.

 

MENSAJE NÚMERO 494: Impedir que la avaricia esté por encima de nada. La voluntad fuerte y honrada nos llevará a un final feliz. Al hombre que no quiso pedir nada, la vida se lo dio todo

 

MENSAJE NÚMERO 495: El título de la obra: LA FLOR DEL BARRIO,  tiene un mensaje para cada personaje, para cada uno de nosotros según en qué personaje nos veamos identificado. La flor del barrio para Pepe es Julia, es su amor y su compañía; para Saturiano es Filo; para Sebastián es Filo y su negocio; para Hilario solo es su negocio, lo demás… se puede comprar…