EL PROLÍFICO AÑO 1888- CUATRO OBRAS EN TOTAL

 

Tras el éxito de Casa Editorial, se reúne de nuevo con Gonzalo Cantó y el Maestro Brull para escribir la sátira social cómico lírica: La verdad desnuda.   Se estrena el 7 de Julio en el Teatro Maravillas en la Glorieta de Bilbao,  y los personajes también son simbólicos: el Café, la Leche, el Azúcar, la Actividad, el Honor, el Valor, la Buena Fe, la Verdad etc. Hay un tribunal compuesto por “Don Infundio”- juez de rectas intenciones; “Don Chanchullo”- fiscal que condena; y “Don Compadrazgo” – el que hace las defensas. Tras un nuevo éxito estrenan en Noviembre una tercera obra: Las manías. Enredo típico de las pensiones baratas. Los inquilinos son un Músico, un pintor y un gimnasta con la misma manía: la de no pagar.

Todavía les quedaría energía para estrenar una obra más el 31 de Diciembre de 1888: Ortografía. Sátira cómico-lírica con música de Chapí. Todos alicantinos.

Aquí se personifican las letras, los signos ortográficos, la ortografía y el habla castellana.

En esta obra aparecen como personajes importantes de la parte final un Guardia Urbano y una Verdulera que se expresan con el habla que Carlos había escuchado en la Calle Toledo conviviendo con la Familia Otero. Carlos observa la gracia que esto provoca en los espectadores. Ya ha encontrado su filón. El germen del teatro de Arniches ya ha sido sembrado.

Un elenco de actores de primera fila intervienen en la obra que hacen aún mayor su éxito. La música de Chapí es también muy aclamada, tanto así que debieron repetir varios números como el Coro de los Puntos suspensivos.

El crítico de El Imparcial se deshace en elogios a la figura de Arniches y Cantó y asegura que quedará en la memoria colectiva El coro de los puntos suspensivos:

“Tiene Gloria relaciones

con un chico sacristán.

y dicen que a todas horas

a Gloria tocando está.

Y como a tocar a fuego

ella le suele ayudar…

puntos suspensivos…

más vale callar.

Cuenta F. Serrano Anguita en El Libro de Oro de Alicante, editado en Valencia 1951, que don Emilio Sánchez Pastor, autor de primera línea,  llamaba a Carlos Arniches como Carlos Currinche. Pronto esa palabra deriva en los “currinches”, los autores principiantes.

Poco después se aceptó en la Real Academia Española con la siguiente aceptación- Currinche: “entre periodistas gacetillero, principiante”. Y sigue vigente en la actualidad

Hemos podido encontrar ese calificativo en un libro de 1905 (reeditado en 1960), en el que su autor, Sinesio Delgado, relata la gestación de la Sociedad General de Autores de la mano de Carlos Arniches, los hermanos Álvarez Quintero, Joaquín Valverde, etc. En concreto en su página 83 dice: “Quinito Valverde (un currinche) y yo (otro), total, dos currinches, echamos sobre nuestros débiles hombros la tarea de la nueva organización que había de servir para aumentar la recaudación de los genios inmortales en un sesenta por ciento”. En la literatura actual, podemos ver la palabra currinche en la página 54 del libro “Riña de gatos. Madrid 1936” de Eduardo Mendoza, Premio Planeta 2010, en la que dice:”…se disputaban la atención del forastero para ofrecerle su irrefutable diagnóstico sobre los males de España y su sencilla solución. Los ponentes eran en su mayoría obreros, pero no faltaban oficinistas, artesanos, comerciantes y currinches, unidos por una común devoción a los toros que derribaba todas las barreras sociales.”

Al final del año ha cobrado otras 5.000 pts. (21.900 €) Ahora tiene dinero y está pensando en traer a su familia a Madrid.

Tras la atenta lectura de las cuatro obras, estrenadas en 1888, hemos descubierto nueve mensajes que Arniches nos ha dejado para nuestra reflexión.

 

 

RESUMEN DE LOS MENSAJES DE ARNICHES EN 1888

 

MENSAJE NÚMERO 1: la amarga queja del abandono de la Zarzuela que necesita de todas las mentes creadoras del país.(Casa Editorial. Acto I.Cuadro II. Escena XII.)

 

MENSAJE NÚMERO 2: la evolución natural de la Zarzuela tiene que ser hacia la ópera española según Arniches. (Casa Editorial. Acto I.Cuadro II. Escena XIII.)

 

MENSAJE NÚMERO 3: la verdad está oculta en el mundo y se va de él. El hombre con sus robos, chanchullos y timos no tiene solución.(La Verdad desnuda)

 

MENSAJE NÚMERO 4: la necedad de la inteligencia del hombre, como por ejemplo con el tabaco, que aún sabiendo que el daño al pulmón está asegurado, se jacta de la tenacidad que se puede tener por fumar sea como sea.(La Verdad desnuda. Acto I. Cuadro III. Escena VIII.)

 

MENSAJE NÚMERO 5: el amor todo lo puede pero se necesita una gran dosis perseverancia, aunque eso cueste que te echen a la calle.(Las Manías)

 

MENSAJE NÚMERO 6: la ortografía somos todos. Todos hacemos el idioma.(Ortografía. Acto I. Cuadro I. Escena II.)

 

MENSAJE NÚMERO 7: los timos y los chanchullos de esta nación no tienen punto final; no se acabarán nunca.(Ortografía. Acto I. Cuadro I. Escena VII.)

 

MENSAJE NÚMERO 8: aquí se juega hasta con el gobierno. En España todo son jugarretas, algunas debidas incluso al rey, que han podido llevar la desgracia a más de uno. (Ortografía. Acto I. Cuadro II. Escena I.)

 

MENSAJE NÚMERO 9: los galicismos nos trufan la lengua, empobrecen el idioma. Arniches en su obra Ortografía carga contra todo lo extranjero que está invadiendo el idioma.(Ortografía. Acto I. Cuadro II. Escena III.)

Como podemos ver, dentro de la apariencia cómica de los sainetes se escondían mensajes, cargas de profundidad, del propio autor, que vio como se podía influir en las costumbres de la gente por medio de estas representaciones. Lo cierto es, que un joven Carlos Arniches de 22 años, ha identificado ya a un país tramposo y mentiroso, y lo más impactante es que lo ha dicho con sus obras en un escenario a lo largo de su primer año. Carlos Arniches ha provocado tanta expectación que, sin quererlo, se ha generado la palabra currinche. Los que le envidiaban, los que le despreciaban, no sabían que lo estaban haciendo más grande, que le estaban dando más fuerza y justificándolo en su “misión”: corregir los malos hábitos de la gente sencilla.

Si tras la primera obra había visto el nacimiento de un genio, tras el primer año asistimos a los cimientos de un universo: el Universo Arniches. Ahora veremos las obras de este año 1888 y sus mensajes.