LOS CHICOS DE LA ESCUELA

 

O

 

LA PICARDÍA.

También podemos escuchar este capítulo en este enlace:

 

www.filmaffinity.com

 

En ocasiones los malos son muy malos y resistentes. Entonces Arniches decide tirar de picardía para solucionar el problema y que, los pobres, puedan superar a los ricos.

 

Carlos Arniches y José Jackson Veyán escriben esta Zarzuela en tres cuadros con música de Torregrossa y Valverde. Se estrenó el 22 de diciembre de 1903. Pertenece a su Etapa Rural.

 

Dedican la obra Enrique Chicote, actor que encarna al personaje más brutote, a Robustiano.

 

Curiosamente, y por tercera vez en su carrera, Arniches encomienda un papel de muchacho a una mujer; Loreto Prado será Perico, el zagal más avispado de la obra. Las otras veces han sido: Carmen Segura como Capitán en La Guardia amarilla, y Loreto Prado como el Cañamón en Los Granujas.

 

Como de costumbre tenemos una pareja de jóvenes que se quiere: Manolo (hijo de don Juan Antonio, el rico del pueblo) y Teresita (hija de don Salvador, el maestro pobre del pueblo.)

 

Don Juan Antonio, no va a permitir a Manolo que se case con una pobre, así que aprovechando que se levantan falsas murmuraciones sobre Teresa indicará a Manolo que la abandone.

Don Salvador, el maestro, un venerable anciano de sesenta años, intentará salvar el honor de su hija. Al final, el pícaro Perico, sobrino de don Salvador, dará con la tecla para solucionar el conflicto.

 

El primer cuadro nos presenta en una escuela de pueblo con la tarima y mesa del profesor enfrentada a las sillas y mesas de los alumnos.

 

En la pared hay un rótulo para leer antes de comenzar la clase: “Iluminad, Señor, nuestro entendimiento, y moved nuestra voluntad para que las cosas que aprendamos nos sirvan para nuestro provecho espiritual y temporal, lo que os pedimos por Jesucristo Nuestro Señor”.

 

Para finalizar la clase tienen otro: “Iluminad, Señor, nuestro entendimiento, y moved nuestra voluntad para que las cosas que hemos aprendido nos sirvan para nuestro provecho espiritual y material, lo que os pedimos por N.S.J. Amén”.

 

Don Salvador está dictando: “Y por eso, coma, el trabajo, coma, la honradez, coma, son la mayor fortuna”.

 

Mensaje número 222: Arniches no pierde el tiempo: primera frase, primer mensaje a favor del trabajo y la honradez como la mayor fortuna del hombre.

 

Robustiano (Enrique Chicote) está castigado de rodillas por no saber la geografía; Perico (Loreto Prado) recibe dos reglazos en las palmas por los borrones de tinta en su hoja de dictado… Les avisa de que van hacer un análisis gramatical, y se ponen a estudiar, dice Arniches, con rumor de colmena.

 

              La Jenara trae de la oreja y a empellones a su hijo, el Chavea, que estaba haciendo pira.

 

Pasan a analizar una frase: “Tu padre saca su paraguas cuando llueve”. Va preguntando qué es “tu”; unos dicen que argetivo, otros que pronombre. Pregunta después ¿qué es padre?; le avisan a Cordero que está dormido, le zarandean y responde: “¡zapatero!” ante las risotadas de todos.

 

Blasa le avisa a don Salvador para que atienda un problema con Teresita fuera, y deja solos a los chicos repasando la tabla de sumar.

 

Robustiano Carranque se queda después de clase junto con Perico, para repasar la geografía. Cuando ya están solos se fuman un pitillo a medias.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 95

 

(Cuadro I, Escena VII.)

 

PERICO.- ¡Pus arza!… Enciende. (Encienden y fuman, alejando el humo con las manos.)

 

ROBUSTIANO.- ¡Ejem!… (Tose.) ¡Oye que fuerte!, ¿d’aónde habrán cogío este tabaco, de la Habana u peninsular?

 

PERICO.- (Fuma y tose.) Pa mi que del suelo.

 

HISTORIAS DE ARNICHES NÚMERO 56

 

(Cuadro I, Escena VII.)

 

PERICO.- ¿Qué qué sucede? Pos tú ya sabes que mi prima Teresita tie de novio a Manolo, el hijo del señor Juan Antonio; ese tío que manda en too el pueblo, porque es muy ricachón. Pos, güeno; va, y que hace, pos no quiere que Manolo y Teresita, que se quieren, se quieran, y va le dice a su hijo que no venga a hablar con mi prima, porque es pobre; y va él y no viene. Y van los dos y pa hablar sin que nadie los vea, se fueron el domingo, bien tarde a la Juente e los Molinos.

 

ROBUSTIANO.- ¿Y hableron?

 

PERICO.- ¡Un buen rato!

ROBUSTIANO.- ¡Chupa! (Presentándole el pitillo.)

 

PERICO.- Y en esto, cuando golvían, van y pasan por allí la boticaria y la registraora, y los ven juntos y lo corren por el pueblo y escandalizan, y las señoritas principales le han vuelto la cara a mi prima, que está avergonzada y no para de llorar.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 96

 

(Cuadro I, Escena VII.)

 

PERICO.- Mía, Robustiano, yo no he tenido padres nunca.

 

ROBUSTIANO.- ¡Hombre, de pequeño habrás tenío!

 

PERICO.- Tampoco. Yo soy huérfano de nacimiento.

 

Perico está pensando en devolverle la moneda a don Juan Antonio… pero llegan su tío don Salvador, el maestro, y Blasa. Él le dice que irá directo al corazón de don Juan Antonio, que le hablará como padre que es también de una mujercita, Norberta, y que se le ablandará el carácter y consentirá para que se casen Manolo y Teresita.

 

Blasa no cree que se llegue a nada hablando con ese ricachón. Lo que más le revienta es que las que más han difamado la honra de Teresita han sido las que más debían de callar; la mujer del boticario que está liada con el mancebo de la farmacia; la mujer del registrador que se le vio la otra noche con un “bulto” hablando; y la del médico, a la que se le conocen al menos “ocho bultos”.

 

Manolo llega a la escuela y pregunta por Teresa. Cantan los dos a su amor.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 98

 

(Cuadro I, Escena X.)

 

TERESITA.-        ¿De qué sirve el cariño

que suspiramos

si tu padre no quiere

que nos queramos?

¡El es primero,

y no debes quererme

como te quiero!

 

MANOLO.-         No hay temor que me olvide

de tu cariño,

porque supe quererte

desde muy niño,

y en esta vida

lo que pronto se aprende

jamás se olvida.

                            (Se estrechan con efusión.)

 

Blasa le pide a Manolo que se vaya, pero él prefiere esperar a don Salvador que ya se le ve llegar. No ha podido hablar con don Juan Antonio por estar reunido con el Alcalde. Le ha mandado recado con Ulpiano, el secretario, para que le espere aquí, que ahora vendrá.

 

Al fin llega don Juan Antonio (Hombre de cincuenta años vestido con americana, pantalón de pana, zapato blanco, sortijas y cadenas de ricachón de pueblo.)

 

Le explica que no pasa nada, que han sido “cosas de chicos” pero que ya está solucionado. Ha “negociado” con el ayuntamiento para que don Salvador sea destituido de su puesto de maestro y que abandonen el pueblo, y asunto terminado.

 

Don Salvador no puede creer lo que está oyendo.

 

Mensaje número 223: Arniches va preparando en su “universo particular” el personaje de los “abusos de los poderosos” que después desembocará en “Los caciques”. En este caso, el rico del pueblo “maneja” la voluntad del ayuntamiento a su antojo. Aún está creciendo Acisclo Arrampla Pael en su “universo”, hasta que se haga alcalde. Todo llegará.

 

Don Salvador, suplica, llora, se arrastra… Nada. Don Juan Antonio se ríe y se va.

 

Manolo, que lo ha oído todo, no puede contener su rabia y su dolor. Decide abandonar a su padre y ganarse el pan por sus propios medios

 

(Cuadro I, Escena XIII.)

 

MANOLO.- Cuando el pedazo de pan que tenga sea mío, vendré a partirlo con ustés. Aquí me dejo el alma; si puedo volveré a buscarla. ¡Palabra de hombre honrao! (Dándole la mano a don Salvador.)

 

Teresa llora; Manolo se va; padre e hija se abrazan.

 

Mensaje número 224: ¡Palabra de hombre honrao! Para Arniches no hay más palabra que el trabajo como fundamento de la vida. Está consiguiendo que un joven que podría tenerlo todo de una manera “fácil”,  renuncie a ello. El motor, como siempre, es el amor.

 

Perico ya tiene pergeñada la “jugada” contra don Juan Antonio, para ello le pide a Robustiano que se vista con su “chaqué”.

 

Jenara vuelve a traer al Chavea a empellones a la escuela.

 

Los demás niños van entrando a las clases de la tarde.

 

Don Salvador que se va secando las lágrimas y disimulando su tristeza y su dolor, les va conminando a que tomen sus asientos como si nada pasara.

 

Llaman a la puerta, es Ulpiano, el secretario del Ayuntamiento que trae un pliego para don Salvador.

 

Don Salvador lee el documento: le echan del pueblo; le dejan sin escuela; Teresita se queda sin honra; y todos se quedan sin pan. ¡Se niega en redondo!

 

(Cuadro I, Escena XVI.)

 

DON SALVADOR.- Diga usted a esos canallas, que si se atreven, que vengan ellos a echarme de esta pobre tarima, más fuerte que un trono, porque me sostiene en ella el amor de los niños y la firmeza de la virtud.

 

Mensaje número 225: Espectacular defensa del maestro en su puesto por “el amor de los niños y la firmeza de la virtud”. Es curioso, pero esto nos hace reflexionar en las características que tienen que tener todos aquellos que se dedican a la enseñanza.

 

Echa de su clase a Ulpiano, se levantan todos los niños y leen de forma solemne: “Iluminad señor nuestro entendimiento y moved nuestra voluntad para que las cosas que aprendamos nos sirvan para nuestro provecho espiritual y temporal, lo que os pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén”.

 

Se va bajando el telón durante la oración y Mutación

Don Salvador recibe la visita de Ulpiano, el secretario del ayuntamiento para notificarle que está despedido. www.todocoleccion.net

 

.

El segundo Cuadro nos presenta una calle de pueblo con un portal sobre el que se lee el letrero: “Escuela de niñas”. Es de día.

 

Manolo está hablando con su padre y le dice que se debe convencer, que Teresita será su mujer. A esto, el padre, entre risotadas le contesta que no se ofusque, que lo piense despacio.

 

(Cuadro II, Escena I.)

 

DON JUAN ANTONIO.- ¡Ja, ja! ¡Na, hombre, na! Esos quereres de chicos son ventoleras que arman una polvareda mu grande, lo arremolinan too y a luego pasan llevándose las cuatro fantesías de la juventud y ni rastro dejan. Hazme caso a mí; dos y dos, cuatro; eso es lo que no falla; y créeme, Manolo, ¡en este mundo too lo que no sean cuentas son cuentos!

 

Mensaje número 226: Arniches coloca en boca del “malo” de la obra, las palabras “todo lo que no sean cuentas, son cuentos”, de forma que su mensaje quede más claro. ¡El pensamiento de Arniches es exactamente el contrario!

 

MANOLO.- Eso será pa usté; pa mí, una y uno, dos; dos que sean una, una sola alma; con un cariño mu firme y un peazo de pan. Dinero, el que de la suerte; poco o mucho, no me importa. Que pa las cosas de aquí (Señalando el corazón.) a veces, cuanto menos, más. Yo cuento así; ca uno entiende las matemáticas a su manera, padre.

 

Mensaje número 227: Impresionante definición de lo que es el amor para un muchacho sencillo hijo de un ricachón. “Una y uno son dos; dos que sean un alma sola y cuanto menos dinero, en el amor es más.”Arniches enfrenta a los dos mundos en las figuras del padre y el hijo. La avaricia y la generosidad. El personaje del hijo cobra tanta fuerza en la obra como el del maestro o el de Robustiano, haciendo que se eleve la altura dramática de la misma.

 

DON JUAN ANTONIO.- ¡Lo que s’ha de llevar el viento no hace falta arrancar a tirones!

 

Al final el padre le pide que elija, o la casa de él o la de ella. Manolo no lo duda: se va con Teresita.

 

Cuando desaparecen, llegan Robustiano (vestido con chaqué, corbata verde, hongo y bastón) y Perico.

Están esperando a que salga de la escuela,Norberta, la hija de don Juan Antonio. Robustiano ha ensayado una declaración de amor que la tiene apuntada en el interior del hongo. También se sabe tres piropos: “Visión cerúlia; pedazo de gloria; y turrón de frutas”. Ensayan la postura, la mirada, el bastón, el puro… para que cuando salga no tenga más remedio que fijarse en él.

Sale Norberta y Perico le recuerda lo que le había contado de Robustiano (todo mentira, claro.)

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 97

 

(Cuadro II, Escena III.)

 

NORBERTA.- ¿Y es muy aplicao?

 

PERICO.- ¡Ayer le pasaron a cuarta, fegúrate!

 

NORBERTA.- ¿Y qué carrera va a emprender?

 

PERICO.- ¿Que qué carrera va a emprender?… Según por dónde venga tu padre.

 

Robustiano se acerca y comienza con la declaración que tiene apuntada en el hongo; se corta; mira a Perico y le pregunta: “¿Le doy el hongo para que lo lea?”

 

Pasados esos momentos iniciales, Norberta les confiesa que está en relaciones desde hace un año con Silvestre, así que primero deberá cortar con él. Quedan para el día siguiente a la seis de la tarde en la Fuente de los Molinos.

 

Ella se va echándole un beso a Robustiano, que queda encantado por haber conquistado a ¡Norberta Sánchez Cazurrano!

 

Mutación.

 

Al subir el telón para iniciar el tercer cuadro vemos una tapia que llega hasta la mitad de la escena al fondo del foro, formando un ángulo recto. Detrás de la tapia se ven árboles frutales, un espantapájaros y una leñera. El resto del escenario es campo con un banco rústico, una fuente y un molino harinero al fondo. Cae la tarde.

 

El Coro de Chicos de la Escuela, canta en la primera escena, la excelencia de las frutas que van a robar de los árboles de don Juan Antonio. Guindas, brevas, albaricoques, manzanas… de todo se van a llevar.

 

Están todos pillando todo lo que pueden cuando aparece el tío Santos, el guarda, y coge de la pechera al Chavea. Lo zarandea bien, le quita seis manzanas y le deja ir.

 

Llega entonces don Juan Antonio que reprocha su actitud, hay que darles duro a todo el que robe. El tío Santos aprovecha para hablar en nombre de los trabajadores que están cobrando cuatro reales el jornal y que quieren pasar a cinco (De 4 € a 5€ al día de jornalero.) Por supuesto que don Juan Antonio se opone y les echa a todos de su trabajo al finalizar el día.

 

El tío Santos se queda muy fastidiado y dice: “¡Vaya entrañitas las de estos ricachos! ¡Como golvieran los chicos, les daba la fruta! ¡Por mi salú!

 

Mensaje número 228: Arniches aprovecha una nueva oportunidad para poner de manifiesto la avaricia del rico y la rabia del pobre ante las injusticas. El tío Santos, ahora, se arrepiente de haber evitado que los mozos se lleven la fruta del amo. Si el amo es injusto, el trabajador debe abandonarlo.

 

Llega Robustiano completamente enamorado de Norberta. Le coge la mano, se la besa, le coge de la cintura… están enamorados, cuando llega Perico y les avisa de que ha visto al padre de Norberta. Abren la leñera y se meten dentro. Perico les cierra sin que se den cuenta.

 

En la siguiente escena se forma un Coro de Mozas y Mozos y Trabajadores del campo que critican, cantando, la situación de los dos enamorados.

 

 

 

(Cuadro III, Escena VII.)

 

CORO DE MOZAS.-        Como es una rica

too se pasa

si fuese pobre

¡buena se iba a armar!

 

El tío Santos, al ver a los dos novios encerrados en la leñera quiere explicárselo suavemente a don Juan Antonio. Éste no da crédito.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 98

 

(Cuadro III, Escena VIII.)

 

DON JUAN ANTONIO.- ¿Mi hija?

 

TÍO SANTOS.- Su hija de usté que se ha metío ahí dentro.

 

DON JUAN ANTONIO.- ¿Con qué ojeto?

 

PERICO.- Con un ojeto de diecisiete años, que creo que es su novio.

 

Don Juan Antonio quiere matar a Robustiano según los liberan de la leñera. Norberta le pide perdón. Sale Perico y le dice que se lo va a explicar todo.

 

Entonces, Perico, adoptando el tono y la postura de don Juan Antonio en una imitación perfecta le espeta: “¡Na, na! ¡Si son cosas de chicos! ¡Conque se van ustés del pueblo y arreglao!”

 

La ira le puede a don Juan Antonio; Perico le amenaza con una onda; llega don Salvador que le pide disculpas a don Juan Antonio; Nemesio y los trabajadores del campo dejan sus aperos y le dicen que se van… y llega Manolo.

 

Don Juan Antonio se queda solo, pero no rectifica. Entonces Manolo, toma las riendas de la situación y manda venir a los trabajadores para que trabajen para él; ademá le dice  a Teresita y a don Salvador que también vivirán con él y que él seguirá como maestro de la escuela,  y le suelta a su padre: “¡Y a ver cuál es más rico de los dos!”

 

Suena la música y baja el telón. Fin de la obra.

 

En este enlace podemos escuchar un fragmento:

https://www.youtube.com/watch?v=p-125lFFE7U

Torregrosa y Valverde – Jota «¡No gritar, no empujar!» de «Los chicos de la escuela»

 

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 222: Arniches no pierde el tiempo: primera frase, primer mensaje a favor del trabajo y la honradez como la mayor fortuna del hombre.

 

MENSAJE NÚMERO 223: Arniches va preparando en su “universo particular” el personaje de los “abusos de los poderosos” que después desembocará en “Los caciques”. En este caso, el rico del pueblo “maneja” la voluntad del ayuntamiento a su antojo. Aún está creciendo Acisclo Arrampla Pael en su “universo”, hasta que se haga alcalde. Todo llegará.

 

MENSAJE NÚMERO 224: ¡Palabra de hombre honrao! Para Arniches no hay más palabra que el trabajo como fundamento de la vida. Está consiguiendo que un joven que podría tenerlo todo de una manera “fácil”,  renuncie a ello. El motor, como siempre, es el amor.

 

MENSAJE NÚMERO 225: Espectacular defensa del maestro en su puesto por “el amor de los niños y la firmeza de la virtud”. Es curioso, pero esto nos hace reflexionar en las características que tienen que tener todos aquellos que se dedican a la enseñanza.

 

MENSAJE NÚMERO 226: Arniches coloca en boca del “malo” de la obra, las palabras “todo lo que no sean cuentas, son cuentos”, de forma que su mensaje quede más claro. ¡El pensamiento de Arniches es exactamente el contrario!

 

MENSAJE NÚMERO 227: Impresionante definición de lo que es el amor para un muchacho sencillo hijo de un ricachón. “Una y uno son dos; dos que sean un alma sola y cuanto menos dinero, en el amor es más.”Arniches enfrenta a los dos mundos en las figuras del padre y el hijo. La avaricia y la generosidad. El personaje del hijo cobra tanta fuerza en la obra como el del maestro o el de Robustiano, haciendo que se eleve la altura dramática de la misma.

 

MENSAJE NÚMERO 228: Arniches aprovecha una nueva oportunidad para poner de manifiesto la avaricia del rico y la rabia del pobre ante las injusticas. El tío Santos, ahora, se arrepiente de haber evitado que los mozos se lleven la fruta del amo. Si el amo es injusto, el trabajador debe abandonarlo.

 

También podemos escuchar este capítulo en este enlace:

 

https://studio.youtube.com/video/WIGJPcwlaZU/edit/basic

 

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail