LOS NEUTRALES

 

 O

 

LA TIBIA POSICIÓN DE ESPAÑA EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

 

 

 

 

Carlos Arniches razona en este sainete rápido sobre la posición de España en la Primera Guerra Mundial (28 de Julio de 1914 a 11 de  Noviembre de 1918). Incluimos esta obra en su Etapa Política. Se publica esta obra el 7 de Noviembre de 1915.

 

Sitúa la escena al final de la calle Magallanes, en Chamberí. Los personajes están caminando cerca de los desmontes del Tercer Depósito, los antiguos cementerios clausurados y se dirigen hacia la Dehesa de Amaniel.

 

El lugar es idílico y campestre. La tarde de Octubre de 1917, es cálida con ligeras ráfagas de viento que la refresca. El sol lo ilumina todo. La jornada de trabajo ha terminado y van hacia el merendero.

 

El Tercer Depósito del Canal de Isabel II lo inició el arquitecto Ribera tras ganar el concurso abierto en 1901. Se comienzan las obras en 1903. El proyecto era innovador usando hormigón por primera vez en estas construcciones.

 

La desgracia se cebó con un centenar de personas en 1905. El derrumbe de una parte del depósito mató a 30 personas y dejó heridas a 65 (166). El propio arquitecto se declaró como culpable y en el juicio el Premio Nobel José Echegaray demostró que las inclemencias del tiempo, con un sol abrasador habían sido las causantes de semejante desgracia, y los encausados fueron absueltos.

 

 

Desde 1907 a 1915 se reconstruyó bajo las órdenes del arquitecto Francisco Parrella, y lo hizo con ladrillos y arcos convencionales.

 

La Dehesa de Amaniel, a la que se dirigen los personajes y en la que hay un merendero donde beberán el vino de Méntrida (denominación de origen de Toledo), debe su nombre a su primer guardés: Lope de Amaniel, que fue ballestero de Enrique II de Castilla.

 

Este parque era mucho más grande en su origen, unas 1.000 hectáreas en 1457. Desde 1901 pertenece en usufructo al ayuntamiento de Madrid y ahora consta de unas 64 Hectáreas. Los diferentes monarcas lo fueron parcelando y vendiendo para obtener recursos económicos para el mantenimiento de la corte.

 

Nuestros personajes: Peroles, Severino y Marceliano comentan el feo aspecto que tenía la maltrecha nariz de Peroles tras su pelea con Felipe.

 

Resulta que Felipe es un ferviente defensor de los Aliados en la primera guerra mundial, es un “aliadófilo”. Y Peroles es un “germanófilo”.

La Dehesa de Amaniel. www.wikipedia.org

 

 

Marceliano no lo tiene claro y Severino que empezó siendo germanófilo ahora es “nutral”. Según el dueño de la taberna a la que se acerca es de un bando, él se apunta a ese bando, y si es del otro, pues se va con el otro.

 

Marceliano le afea su conducta por no tener un ideal, a lo que contesta Severino:

 

SEÑOR SEVERINO.- ¡Anda este!… Pero escucha alma mía, ¿y qué ideal tienen los que arramblan con el arroz, y las patatas, y el ganao, y a pesar de la “burrocracia” gubernamental se lo llevan frontera adelante, paque luego los pobres comamos ñañaros?…

 

Los diferentes comentarios de unos y otros siguen hasta que llega la ensalada y el vino y Marceliano comenta:

 

MARCELIANO.- Hombre a mí, la verdá, estar aquí gozando nosotros en una tarde como ésta, y pensar que hay tantos millones de hombres peleando allá lejos…, me da así una meaja… vamos…

 

SEÑOR SEVERINO.- Pero ¿es que íbamos a estar mejor en las trincheras, so primo?

 

MARCELIANO.- Hombre no, pero…

 

SEÑOR SEVERINO.- ¡Que allí se ventila el porvenir del mundo, pues aquí nos ventilamos nosotros!

 

PEROLES.- Too es ventilarse.

 

MARCELIANO.- Sí, pero…

 

SEÑOR SEVERINO.- Moja y calla. ¡Pa algo somos nutrales!

 

MENSAJES DE ARNICHES:

 

MENSAJE NÚMERO 456: Arniches enfrenta la plácida tarde de Octubre en la Dehesa de la Villa o de Amaniel frente a las situaciones extremas de frío y penuria en las trincheras de la primera guerra mundial. Refleja como dentro de la población española había mucha información sobre la evolución de los frentes, y cómo ese conocimiento facilitaba que se dieran enfrentamientos entre los partidarios de un bando y de otro, triunfando al final la posición del más comodón, el neutral, que no se moja ni a favor de unos ni de otros.