Hoy celebramos el día de la mujer.

En Madrid, y gracias a María Victoria Sotomayor Sáez, se va a tener presente a la bisabuela Pila Moltó y Campo Redondo: Maestra de maestras.

Hay que resaltar el profundo trabajo de investigación realizado por María Victoria. Se comienza a partir de cuatro documentos sobre su formación y títulos que ella misma, Pilar Moltó, se encargó de que se conservasen. Imaginar el trajín de las tres mudanzas que soportó en su vida: Génova 27, Jorge Juan 21, y Montesquinza 14. La esposa de un hombre que no paraba de escribir, probablemente más de 12.000 páginas a mano, después pasadas por ella misma a máquina, los libretos de la imprenta… Eran baúles mundo, como ellos los llamaban, llenos de documentos, muchos perdidos, muchos conservados, muchos en Alicante, algunos en Bilbao… Pues de estos últimos, es de donde surge la información para que María Victoria vaya reconstruyendo la figura de una gigante de la enseñanza de mujeres. Una mujer para el engrandecimiento de las mentes de las mujeres. Una corriente completamente minoritaria, una mujer fuerte y decidida, una influencia sagaz en las obras de su marido…

Los mensajes que nos llegan desde el pasado, y que atesoramos en nuestros corazones, no son sino su voz: la que nos hace reflexionar sobre quiénes fueron y quiénes llegaremos a ser.

Pilar Moltó y Campo Redondo. 1894.

 

 

Este es el programa en el que se hablará sobre la influencia de Pilar Moltó en la formación de aquella generación de maestras.

 

Foto de la mesa en la que tomó parte María Victoria Sotomayor (la primera por la izquierda, junto a las banderas) hablando de Pilar Moltó.