EL POLLO TEJADA

 

O

 

 

EL ESCARMIENTO AL VIEJO LIGÓN

www.todocoleccion.net

 

Tenemos la opción de escuchar la historia de esta obra en este vídeo:

https://studio.youtube.com/video/GdqXdJ1x3cs/edit

El 29 de mayo de 1906, 21 días después del estreno de “El maldito dinero”, Carlos Arniches junto al disparatado colaborador Enrique García Álvarez, estrenaba esta historia de aventuras con música de los maestros Valverde y Serrano. Una auténtica Ópera Cómica.

 

Miguel Tejada y Carantoña es el protagonista. Es el viejo ligón que no renuncia a las mujeres y que recibe dos escarmientos muy notables. Incluimos esta obra en su Etapa Moralizante. Galán número 11 con el que se enfrenta Arniches.

 

El primer Cuadro nos muestra un salón privado del restaurante Fortys (que no hemos podido localizar.), en el que van llegando los invitados del Pollo Tejada. Ramón, el camarero, les va sirviendo champán y canapés a discreción. El motivo es aún ignorado por todos. Es de noche.

 

Describen a don Miguelito Tejada como un hombre de 60 años, de pelo teñido tricolor, dentadura postiza excepcional y un auténtico don Juan.

www.todocoleeccion.net.

Emilio Carreras caracterizado de Miguel Tejada.

 

 

Arniches va describiendo a los amigos “golfos” de don Miguelito Tejada: Manolo, Rodrigo, Luis, Nenúfar, Mimí, Lulú, Fanny, Álvaro y César, que viene cantando “Tongorongo” del Iluso Cañizares, estrenada sólo hacía cinco meses. Es la segunda vez que se toma esta licencia, lo que provoca en el espectador, un mayor realismo de los personajes, los hace más humanos: ellos también han acudido al teatro y han visto las obras de Arniches y García.

 

Las tres guapísimas mujeres han ganado el concurso de máscaras con un número cantable con el que nos deleitan: “Pica aquí; con cariño no. Pica aquí; con dinero sí.”

 

Al final llega Juanito Vázquez y explica la razón del convite: una apuesta.

 

Don Miguelito Tejada y Carantoña ha conseguido conquistar a la Bella Leo, trabajadora del Circo de Cacatúas amaestradas. Juanito le dijo que le resultaría imposible, y se apostaron 5.000 pesetas. (20.000€) con la condición de gastarse 1.000 pesetas (4.000 €) en champán y una cena para los amigos, y después traerla a cenar al reservado del Fortys, cosa que ya va cumpliendo.

 

En la sexta escena entra por fin el pollo Tejada vistiendo un abrigo Redingoate.

 

Actualmente lo llamamos Redingote, adaptación del inglés Riding Cote.

www.wikipedia.org

              Cuando es preguntado por la forma en la que pudo conquistar a una mujer tan bella y además casada con un tipo tremendamente celoso, explica:

 

DISCURSOS DE ARNICHES NÚMERO 7

 

(Cuadro I, Escena VI.)

 

TEJADA.- ¿El marido? (Sonríe con desprecio.) ¡Jay, jay, jay! Darme lumbre. Un marido, incauta patulea, es la caja de betún del amor.

El Marido sirve para dar lustre a nuestras conquistas.

Desmadejadez parisiense, desparpajo esportivo, un reloj de pulsera y un Cabarruse a su debida oportunidaz.

Hétele aquí la gran receta.

La mujer la tengo comparada a varias prendas de vestir.

Cuando la deseamos es un sobre-todo.

Si se escuchan sus pretensiones, casaca.

Una vez nuestra, saqué.

Cuando nos aburre, cada vez que se te pone delante, un terno; un terno completo.

Cuando la mujer sale cazadora, el hombre es capa, se emboza y se difumina.

ARNICHES Y LOS VASCOS EPISODIO NÚMERO 7

 

Hemos encontrado información sobre Cabarrus. Resulta que Francisco Cabarrus era un vasco de Bayona (1752-1810) que fue enviado por su padre a Gipuzkoa para aprender de negocios.

Francisco Cabarrus pintado por Goya. www.wikipedia.org

 

Realizó numerosos estudios económicos, fue Ministro de Hacienda de 1801 a 1810, año de su fallecimiento. Ideó los Vales Reales para poder hacer frente a los gastos de la guerra con el Reino Unido por la independencia de los Estados Unidos (109). Suponemos que “un Cabarruse a su debida oportunidaz” significará sacar un billetazo a “su debido tiempo”.

 

Finalmente todos se van y llega la bella Leo, que está muy preocupada por haber visto a su marido Syventon, siguiéndola.

 

Le cuenta su historia a don Miguelito Tejada.

 

HISTORIAS DE ARNICHES NÚMERO 66

 

(Cuadro I, Escena VII.)

 

LEO.- Mi padre, don Miguelito, era polaco.

 

TEJADA.- Por muchos años.

 

LEO.- Se llamaba Echaunkosky

 

TEJADA.- ¡Caray, que raro!

 

LEO.- Y  a pesar de pertenecer a una de las familias más nobles y altivas de la vieja Polonia rusa, se casó con una bailarina malagueña.

 

TEJADA.- ¡Vaya un polaquito!

 

LEO.- De esta extraña unión nací yo; pero nací Echaunkosky.

 

TEJADA.- Lo creo.

 

LEO.-…Altiva y orgullosa. Mi padre, fugitivo por luchas políticas, apenas tenía yo cinco años nos dejó abandonadas; y a punto de morir mi pobre madre, me llamó y me dijo: “Hija mía: tu padre, no es tu padre, es un pariente lejano de tu padre”.

 

TEJADA.- Lejano de tu padre y cercano de tu madre.

 

LEO.- De modo que resultó mi padre…

 

TEJADA.- Echaunkosky por todos los estilos.

 

LEO.- Un ser desconocido para mí. Y añadió la que me había llevado en sus entrañas: “Toma este retrato, está en España, tiene cinco millones, búscale”. Y espiró.

 

TEJADA.- Dios la haya perdonado. ¿Pero qué papel juego yo en este aturullo familiar?

 

LEO.- ¡Que calcule mi emoción! Le vi a usted en el circo, su cara me recordó la del retrato, y al saber que era usted muy rico, dije: “¡Ese anciano es mi padre!”

 

Mensaje número 267: Primer toque que Arniches le da al ligón de sesenta años: ¡le llama anciano una bella mujer!

 

              Tejada se queda un poco “tocado” después del insulto recibido. Se repone y pregunta por el nombre de la madre de Leo. Era Hildegunda. Nada, no le suena. En esto Ramón, el camarero, avisa de que viene un caballero con un revólver y con muy malas pulgas. -“¡Arrójese por el balcón!”- le pide Leo. Tejada ve los cinco metros y dice que no, que se esconde debajo de la mesa. Llega Syventon y al ver el balcón abierto se lanza sin pensárselo. Se da un gran trompazo y Tejada aprovecha para huir por la escalera. Y final del primer cuadro.

 

             

www.todocoleccion.net

              El segundo cuadro nos presenta un escenario junto a la Fábrica del Gas de Madrid. Desde allí el amigo Juan Vázquez está dispuesto a levantar el vuelo en su globo. Es de día.

 

El coro de las tres amigas canta Paraguay Paraguay de la obra “La Paraguaya” que vemos arriba.

 

Manolo y Nenúfar, dos de los amigos de Juan Vázquez dan hurras a éste antes de partir en globo.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 117

 

(Cuadro II, Escena I.)

 

NENÚFAR.- Eres, oh intrépido aeronauta, un émulo del marqués de la Vaulf, de Santos Dumond, de Fernández Duro; y no te diré que en la aerostación seas ya un Duro, pero te falta muy poco. Y sé que vencerás por tu intrepidez aerostática, y que al remontarte en el aire, sople norte, sople sur, sople este (Señalando a Manolo que bebe en aquél momento.) o sople yo, digo… o sople oeste, surcarás las regiones etéreas y ganarás la copa de los Pirineos; y si no ganas la copa, no te apures, que en cuanto desciendas media copa la tienes segura, yo te la pago.

 

Un fotógrafo se ofrece a inmortalizar el momento del despegue. Estaban en ello cuando Tejada se mete en la barquilla apresuradamente y sin permiso, al ser perseguido por Syventon. Juan comienza el despegue pero Syventon se agarra a una cuerda y el globo se alza con todos aterrados mirando. Mutación.

 

El Cuadro III nos deja ver un fondo de mar agitado llegando a la costa Africana. Se ve una ciudad mora. Y un globo de diminutas proporciones cruza de izquierda a derecha. Empieza el día y Mutación.

 

El cuarto Cuadro es un patio descubierto de una suntuosa mansión árabe. Se ven las mujeres de un harem rezando.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 118

 

(Cuadro IV, Escena I.)

 

KAMAR.- ¡Al-jandu-lilah! ¡Alah sea bendito! El profeta derrame sus dones sobre el harem de Sidi Abul-Thadin

 

ARNICHES Y LOS VASCOS EPISODIO NÚMERO 8

 

Arniches juega con los nombres árabes, como en el caso anterior con el polaco Echaunkosky, ahora es “Abultadín” y una de las mujeres del harem se llama con nombre vasco que parece árabe: Amabiar, que significa “ablandar”. La favorita se llama con nombre portugués: Odamar, que significa “tomar”. Otro esclavo se llama Az-el-primete. El texto de alabanza al señor está bien traducido: Alhandu-Lilah.

 

HISTORIAS DE ARNICHES NÚMERO 67

 

(Cuadro IV, Escena I.)

 

AMABIAR.- Yo, como vosotras, amigas mías, suspiro por un dulce amor que nos compense del brutal abandono en que nos tiene Sidi Abul-Thadin, nuestro bárbaro dueño. ¡El cariño de un hombre de setenta y ocho años, repartido entre cuarenta y dos mujeres, ¡ay! es muy poca cosa, diga lo que diga el Corán!

 

KAMAR.- No tocamos a casi nada, diga lo que diga.

 

NUR, ZAIDA Y DALIA.- (Suspirando.) ¡Ay, a casi nada!

 

AMABIAR.- Pues bien, ayer a la hora del crepúsculo, me sorprendió pensando en esto; llegó la noche con su bella luna, quedé dormida y soñé. Soñé que el profeta, compadecido de nuestras ansias amorosas, encargaba magnánimo a las Huríes que nos enviaran desde el Paraíso, el más gallardo mancebo que podáis imaginaros. Un hombre apuesto, de ardiente mirada, dulce insinuante, cariñoso…

 

KAMAR.- ¡Ay, hermosa Amabiar, qué cosas sueñas!

 

AMABIAR.- (Como extasiada.) ¡Y le vi! Vi a aquél hombre divino, así como si bajase del cielo, sostenido por un astro fulgurante, enviándonos besos, prometiéndonos caricias… Y bajaba… bajaba…

 

KAMAR.- ¡¡Oh!! (Dando un grito de sorpresa, asustada y mirando al cielo hacia el fondo a la derecha.)

 

Mensaje número 268: En esta historia contada por la “vasca” del harem, Amabiar, Arniches aprovecha la ocasión para criticar la situación oprimida por la que las mujeres árabes deben de pasar para sobrevivir.

 

¡Kamar está viendo el globo con Tejada y Juan! Todas se arrodillan adorándolo. Tejada salta, el globo sube, y Juan se pierde en el aire dejando solo a nuestro protagonista rodeado de mujeres.

 

Cuando les dice que es un cristiano, piensan el modo de salvarle. Le disfrazan de mora del grupo que va a bañar a la favorita, para que así pueda tener cerca la puerta y escapar.

 

Cuando abandonan la escena aparece el Sidi Abul-Thadin con su esclavo Az-el-Primete. El señor está muy disgustado con su esclavo pues no le ha encontrado comprador para ocho de sus esclavas más feas, y que ya quiere prescindir de ellas.

 

Tejada, disfrazado de mora, va a bañar a Odamar, pero se tiene que salir de los sudores que le entran. Entonces Fátima, una gorda inmensa y antigua favorita y se lo queda como su esclava personal.

 

Tejada, se escapa de Fátima, vuelve con Odamar, y vuelve a desmayarse. Estando Odamar y Tejada a solas, éste le revela su identidad de hombre y le pide ayuda para escapar. Ella, que sabe que Az-el Primete le ama y que cumplirá todos sus deseos, le manda llamar y le exige que salve a Tejada.

 

Az-el Primete encuentra una solución. Disfrazará de moro a Tejada, y lo presentará a Sidi Abul-Thadin como el comprador de las ocho mujeres.

 

Tejada, con gran vis cómica, olvida el nombre de Sidi, y le llama Abul-Thadejo y Abul-Thadon. Al final en las negociaciones le da también a todos los hijos de las 8 mujeres, en total 12 niños.

 

Tejada les canta a los niños los barrios de Madrid, desde Puerta del Sol hasta la Glorieta de Bilbao porque se los lleva. Y termina con esta amarga conclusión:

 

(Cuadro IV, Escena XIII.)

 

TEJADA.- ¡Cargar con mujeres feas, con hijos de otros!… ¡Esto es lo que da el amor a los viejos verdes! ¡Dura lección! ¡Mi última aventura!

 

Telón y fin de la obra.

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 267: Primer toque que Arniches le da al ligón de sesenta años: ¡le llama anciano una bella mujer! Y el segundo, le obliga a cargar con mujeres feas y con los hijos de otros. Cualquier cosa es buena para que dejen de asediar a las jóvenes.

 

MENSAJE NÚMERO 268: En esta historia contada por la “vasca” del harem, Amabiar, Arniches aprovecha la ocasión para criticar la situación oprimida por la que las mujeres árabes deben de pasar para sobrevivir.

 

https://studio.youtube.com/video/GdqXdJ1x3cs/edit

 

 

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail