LA HEROICA VILLA

O

LA HIPOCRESÍA PROVINCIANA

 

 

www.todocoleccion.net

 

Se estrena esta obra en el prolífico año 1921, en el mes de Octubre. Se trata de su obra número 42 en solitario. Pertenece a su Etapa Moralizante y Etapa de Crítica Social. Cuenta la historia de una bella mujer que se traslada a un pueblecito, Villanea, tras enviudar. Los hombres del pueblo beben los vientos por ella. Las mujeres del pueblo la odian.

 

El título de La heroica villa, tiene un tanto de ironía. Ya que consiguen echar a la forastera. Es una villa que ha resistido heroicamente ante la perdición que suponía la forastera.

 

Tiene tanto calado esta obra, que se llegó a realizar una modificación de la misma para estrenarla en 1940 pasando la censura. Se estrenó con el título El pecado de ser guapa, que como veremos, cambia el peso de la obra en la belleza de la forastera. Es decir, ahora ya no se puede ridiculizar la actitud mojigata de las mujeres del pueblo, sino que se da más énfasis a los problemas que puede acarrear el despertar la envidia de las demás mujeres por ser bella. No deja de ser una habilidad del autor para seguir lanzando su mensaje número 546: la hipocresía provinciana mojigata y anticuada ante la llegada de cualquier persona que no pertenezca a su estrecho y cerrado círculo. El miedo a la desconocida. La envidia más estéril.

Arniches no ha querido dejar al azar nada en esta obra, y se ha preocupado de que estén todos los personajes necesarios para comprender el mensaje adecuadamente.

 

PADRE LACORZA: El azote desde el púlpito de todo lo nuevo como subversivo. Cura elegante, fino y redicho: el orador sagrado de las señoras (descripción de Arniches).

 

BARQUILLERO: Personaje humilde y sincero

 

BARBERO: Que regenta el local que sirve de termómetro del pueblo, más en concreto, de los hombres del pueblo.

 

ANDUJÍTAR: (Dioscorito Andújar) Este es un poeta cursi de la localidad (descripción de Arniches. Acto I, Escena II).

 

JACINTO ANDRADE: Es el pintor del pueblo. Tiene aspecto triste y sombrío. Viste como un artista pobre y descuidado. Inició un cuadro de Isabel estando en París becado por el ayuntamiento. No lo llegó a terminar.

 

ISABEL DE REINOSO VIUDA DE VILLARREY: La forastera. Mujer rica que ha vuelto para arreglar las pertenencias que le dejó su marido en Villanea.

 

TONO MÍNGUEZ: El Juan Tenorio de la Villa. Ese figurín de una capital de tercer orden. Necio, cursi, pretencioso… (descripción de Arniches. Acto I, Escena IV). Arniches le ha dotado de una característica como buen secundario: habla en francés. Vamos lo intenta.

 

LILÍ PORRIÑO: Novia de Tono Mínguez, el Juan Tenorio…

 

FELIPITO REANA: El rival de Tono

 

DON FABIO: Gobernador y amigo de Isabel. Tiene un sueldo de 12.000 pts. (36.000 €)

 

MANERAS: Guardaespaldas de Don Fabio. Tipo un poco grotesco, sin exageración. Cómico por lo rígido y por lo respetuoso (descripción de Arniches. Acto I, Escena VII).

 

TITO: Parroquiano

 

DON ABILIO PORRIÑO: Parroquiano rico con interés de embaucar a la forastera.

 

DOÑA ANUNCIA DE PORRIÑO: La líder de las beatas del pueblo. Mujer de don Abilio.

 

MARINITA ANTÚNEZ: novia de Andujítar

 

CHUCHA PÉREZ: Beata del pueblo

 

MONSA GÁLVEZ: Ídem

 

MARÍA QUICA: Esposa del pintor Jacinto Andrade. Muy celosa.

 

PIROPOS DE ARNICHES NÚMERO 7

 

(Acto I, Escena II)

 

PACO.- ¿Y qué tal es, señor Andújar, qué tal es?

 

ANDUJÍTAR.- ¡Ay Paco, qué mujer!

 

PACO: ¿Hermosa?

 

ANDUJÍTAR.- ¿Cómo hermosa?… Pulveriza las más finas perlas, amásalas con el agua de la fuente Catalia, modela con ese barro el busto de Diana, agrégale los ojos de la Sulamita, adósale las orejas de un Efebo, injértale la nariz de una Euménide, y griega, heteróclita e ingrávida: ¡hétela ahí!

 

PACO: ¿Hétela dónde?

 

ANDUJÍTAR.- Ahí, en su casa-palacio de la Costanilla de Pañerías Viejas, dieciocho bis.

 

PACO.- ¿De modo, señor Andújar, que es, como aseguraban, una soberana belleza?

 

ANDUJÍTAR.- ¿Qué belleza?… Pero ¿no te lo estoy diciendo? ¡Eso no es belleza, es un compendio, un epítome, una quinta esencia!

 

PACO.- ¿De modo que su cara?…

 

ANDUJÍTAR.- ¡Un estrépito!

 

PACO.- ¿Su silueta?…

 

ANDUJÍTAR.- ¡Un alarido!

 

PACO.- ¿Su elegancia?…

 

ANDUJÍTAR.- ¡Una explosión!… ¡Y toda ella , totalizada, lo imponderable, lo insuperable, lo inenarrable!…

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 261

 

PACO.- ¿Y usté dónde la ha visto, señor Andújar?…

 

ANDUJÍTAR.- No; si… yo no la he visto.

 

PACO.- ¡Que no…! Entonces… ¿esas descripciones?

 

ANDUJÍTAR.- Hombre, un poco de fantasía y lo que me ha contado Menéndez.

 

PACO.- ¿De modo que el señor Menéndez es el que ha tenido la fortuna…?

 

ANDUJÍTAR.- No… Menéndez tampoco le ha visto… Pero tiene referencias exactísimas por un sobrino de la cuñada de uno de sus socios, que vio en Madrid un retrato de doña Isabel hace dos años.

 

Divertidísimo comienzo que ya empieza a dar muchas pistas de por dónde va la obra. Habrá mucho de teléfono escacharrado: me han dicho, que le dijeron uno que había oído….

Típico de este tipo de habitantes.

 

Cuando se reúnen las mujeres lo más suave que le llaman es “zanquilarga”. Se echan la culpa a ellas mismas por ser tan decentes que no se ponen “polvos”. El segundo calificativo es el de aventurera, trapisondista e incluso marimacho. No se ve ese revuelo en el pueblo desde que vino Mercedes Serós, cupletista nacida en 1900 en Zaragoza y fallecida en 1970 en Barcelona.

 

Se dice de Isabel que es íntima amiga de Mabel. Pueden referirse a Mabel Normand, actriz estadounidense (1892-1930).

 

Primera reacción del Padre Lacorza sin conocer de nada a Isabel.

 

(Acto I, Escena VIII)

 

PADRE LACORZA.- Qué, qué; estoy segurísimo: ¿comentando el suceso del día, verdad? No se oye otra cosa en la villa; toda la plaza está llena de grupos hablando de lo mismo. Cayó la piedra en las tranquilas aguas del lago y alborotó su límpido cristal.

 

Mercedes Serós en 1926. www.wikipedia.org    Mabel Normand en 1921 www.wikipedia.org

 

El Gobernador Don Fabio sale en defensa de Isabel y dice que ir vestida de forma más moderna no es malo, y nos deja un mensaje número 547:

 

(Acto I, Escena VIII)

 

DON FABIO.- Yo tengo para mí que en este mundo la bondad no es cuestión de ropa. Cada uno puede vestirse como quiera; lo que es malo es ser malo. Nada más.

 

Más claro, agua.

 

Por otro lado, está la historia del pintor, Jacinto Andrade,  con doña Isabel en París. Ese recuerdo entristece a ambos, tiempos felices que ya no volverán. Jacinto está cobrando 60 pts. por retrato (180 €), una miseria. Se queja amargamente de la forma en la que es tratado en ese pueblo por ser pintor, un paria. Finalmente Isabel vuelve a contratar sus servicios y le promete pagarle adecuadamente.

Don Fabio presenta a doña Isabel a don Abilio Porriño que recibió hace un año la Cruz del Mérito Agrícola.

 

www.blasoneshispanos.com

 

También es presentado el poeta: Dioscorito Andújar, que recita el poema Nada te digo.

 

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 200. (59)

 

              Nada te digo

              que si dijeran que yo digo

              lo que al decirte diríate,

              yo te dijera que me dijeras

              lo que no dices y yo me sé.

 

Los demás hombres del pueblo son rápidamente requeridos por sus novias o mujeres para evitar el contacto con doña Isabel. Al final quedan solos don Fabio y doña Isabel y cae el telón del primer acto mientras se escuchan las palabras de don Fabio

 

(Acto I, Escena XVI)

 

DON FABIO.- Pues así como ésta que ves son estas villas heroicas, o casi todas estas villas heroicas, ¿entiendes Isabel?

 

El segundo acto comienza en los Jardines del Gobierno Civil. Todas las señoras del pueblo van a ser nombradas enfermeras de Santa Margarita de Alacoque, y posan para la foto conmemorativa.

 

Todas claman al cielo contra Isabel por lo que les está haciendo a sus maridos; unos sueñan en voz alta por las noches diciendo el nombre de Isabel; otros han roto con su novia, como es el caso de Tono… Pero lo que más les duele es el ascenso social de Jacinto Andrade, el pintor, que ha cobrado 2.000 pts. por dos cuadros (unos 6.000 €), y le dará 5.000 pts. (15.000 €) por el retrato cuando lo termine. Todo un escándalo según ellas.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 262

 

(Acto II, Escena II)

 

DON ABILIO.- ¡Oh, uno ya…, a mis años…, y con el ruido que meten estos pollos!… Nada, nada; a un rinconcito… Uno ya no luce.

 

DON FABIO.- ¿Qué no luce?… ¡Y lleva usted en la pechera un brillante que, cuando le he visto venir, creí que era usted una motocicleta con el foco encendido!

 

DON ABILIO.- Por valor de cuarenta mil y pico de pesetas; nada. (120.00 €)

 

En el transcurso del ágape se produce un lucha titánica para ver quién es más sofisticada, si doña Isabel o doña Anuncia, para lo cual ésta última saca un cigarro y al no estar acostumbrada comienza a toser. La tos da paso al mareo y a tener que ser evacuada de forma disimulada de la fiesta.

 

(Acto II, Escena V)

 

ISABEL.- Habrás visto (a Fabio) que estas buenas señoras llegan en su hostilidad hasta lo grotesco.

 

Cuando Isabel conoce de las apuestas que tienen en el Casino a favor de Tono, 1000 pts., de que será el primero en sacarla a bailar y que el otro grupo apuesta a favor de don Abilio, ella decide “vengarse”.

 

Se queda a solas con Tono y éste trata de seducirla para sacarla a bailar

 

PIROPOS DE ARNICHES NÚMERO 8

 

(Acto II, Escena VII)

 

TONO.- Porque hablando con usted, Isabel, quisiera uno convertirse en enredadera para echar raíces en el suelo y flores por la boca. (Aparte.) Una tontería de piropo.

 

ISABEL.- ¡Oh, qué sutil ingenio!

Pues con “sutil ingenio”, niega el baile a Tono, con lo que pierde 1.000 pts., y le deja con Lilí, quien lo asa a pellizcos; consigue que don Abilio “done” 1.000 pts. al hospital, y que Tito le compre el ramo de flores por 48 pts. ¡Una tarde llena de humillaciones a los hombres!

 

Las mujeres no podían quedarse quietas y llaman a María Quica, la mujer celosa de Jacinto, para que insulte a Isabel. Se monta un lío fenomenal. Instantes después se produce una explosión de la caldera de la fábrica de harinas. Hay heridos y se pide la colaboración de las “enfermeras”; ninguna se atreve. Solo Isabel es capaz de hacer las curas. Don Fabio, una vez calmado el incendio, reclama al fotógrafo para que retrate sólo a Isabel como “enfermera”.

 

(Acto II, Escena XIV)

 

DON FABIO.- ¡A ver…, fotógrafo!… Venga usted acá. Haga una fotografía. ¡Pero a esa señora; ésa es la única que tiene derecho a retratarse! Telón.

 

El tercer acto comienza con Isabel redactando una carta al pintor en el que le anuncia su inminente marcha de Villanea. Ha estado fuera del pueblo durante 10 días y don Fabio le pone en antecedentes.

 

Don Abilio desaparecido, Tono que amenaza con pegarse un tiro, y parece que hay alguien oculto en su casa.

 

Finalmente Tono accede a la casa y es recibido exclusivamente por don Fabio, quien le indica la salida de mil formas distintas. Tono suplica ver a doña Isabel

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 263

 

(Acto III, Escena VI)

 

TONO.- ¡Ah, don Fabio, dígale usted que de esta pasión, la larva fue un deseo; la crisálida, una esperanza; la mariposa, una llama ardiente, avasalladora, atormentadora, devoradora. (Se le cae el hongo.)

 

DON FABIO.- Todo se lo diré, todo…, amigo mío… Vamos, vamos… (Aparte) Y dale con el hongo. Este se me mata en la escalera. (Alto) Vamos, vamos.

 

Resulta que don Abilio, al que daban por desaparecido en el pueblo, se había escondido estos diez días en la casa de doña Isabel. Don Abilio ama locamente a doña Isabel y no quiere abandonar la casa.

 

¡La escena llega a su máximo cuando además llegan al portal todas las mujeres! Tras el griterío inicial se levanta la voz enérgica de don Fabio para dejarnos el mensaje número 548. (Arniches en estado puro)

 

(Acto III, Escena IX)

 

DON FABIO.- ¡Porque de todas (óigalo usted bien), de todas estas grotescas tragedias ocurridas en Villanea por el paso breve de una mujer bella, discreta y elegante, ustedes son las únicas responsables!

 

DOÑA ANUNCIA.- ¡Nosotras!

 

DON FABIO.- ¡Ustedes!

 

DON ABILIO Y TONO.- ¡Vosotras!

 

DON FABIO.- Ustedes; sí, ustedes; que al igual de muchas mujeres de muchos pueblos de España, salvando, claro está, nobles excepciones, en vez de educar su espíritu en un sentido de cultura y de tolerancia, se encastillan en viejos prejuicios, han forjado una falsa moral y creen, ¡todavía!, que no es decente ni buena la mujer que cuida con esmero exquisito de su persona y trata de embellecerse para aumentar sus encantos… ¡Y qué error más grande!… Porque ya lo han visto ustedes. ¿Qué ha ocurrido en Villanea?… Pues sencillamente que entre tanta mujer…, ¡cómo lo dirá yo?… austera, retraída, cur…

DON ABILIO Y TONO.- ¡Cursi!

 

DON FABIO.- ¡Claro!… Ha pasado una mujer elegante, culta, discreta, graciosa, amena, y estos desgraciados….

 

DOÑA ANUNCIA.- ¿Desgraciados?

 

LOS DOS.- Sí.

 

DON FABIO.- Han enloquecido. Es una luz pasando por las tinieblas, que atrae, admira, deslumbra…

 

TONO.- ¡Subyuga!

 

DON ABILIO.- ¡Arroba!

 

DON FABIO.- ¿Pues por qué no resuelven ustedes este que pudiéramos llamar problema de tolerancia y de refinamiento haciéndose elegantes y amenas?…

…..

 

DON FABIO.- Se fue. Respiremos tranquilos. Pero aprovechen la lección y modifíquense de manera, que si vuelve por Villanea otra doña Isabel Reinoso, no sea una mujer peligrosa, sino una mujer más; tan atractiva y encantadora como yo deseo admirarlas a ustedes por los siglos de los siglos….

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 546: La hipocresía provinciana mojigata y anticuada que, ante la llegada de cualquier persona que no perteneciera a su estrecho y cerrado círculo, solo piensa en hacerle responsable de todos los males y echarles del pueblo. El miedo a la desconocida. La envidia más estéril.

 

MENSAJE NÚMERO 547: La bondad no es cuestión de ropa. Cada uno puede vestirse como quiera; lo que es malo es ser malo. Nada más.

 

MENSAJE NÚMERO 548: En vez de educar su espíritu en un sentido de cultura y de tolerancia, se encasquillan en viejos prejuicios, y han forjado una falsa moral y creen, ¡todavía!, que no es decente ni buena la mujer que cuida con esmero exquisito de su persona y trata de embellecerse para aumentar sus encantos.

 

MENSAJE NÚMERO 549: La elegancia no es una cosa que se improvisa. La elegancia no es un traje, es una educación. No es un color ni una forma, es una bondad y una delicadeza. Es un producto muy cultivado que se lleva en el alma y que se exterioriza en la ropa, pero también en los sentimientos.

 

MENSAJE NÚMERO 550: Arniches lanza un mensaje de crítica social cuando retrata a las mujeres del pueblo como chismosas y envidiosas, mientras que presenta a la forastera como representante de la sociedad avanzada, como una mujer afable, cariñosa y con ganas de integrarse.