EL TROPIEZO DE LA NATI O BAJO UNA MALA CAPA…

 

O

 

LA HORA MALA.

 

Archivo Familiar.

www.wikiwand.com

PABLO LUNA (1879-1942)

              En el año 1922, el 2 de mayo, con la compañía de Catalina Bárcena, estrena la obra titulada La hora mala.

 

              En el año 1925, el 29 de octubre, escrita con Antonio Estremera y la compañía Luna-Peña estrena la obra El tropiezo de la Nati o bajo una mala capa…

 

              La primera es una comedia dramática de costumbres populares en tres actos y cuatro cuadros.

 

La segunda es un sainete en dos actos y cuatro cuadros. Ambas de su Etapa Moralizante.

 

Vamos a ver el diálogo de la primera página de ambas obras que es idéntico cambiando los nombres: Eulalia de la primera obra pasa a ser Nati; Luisa y Sabina no cambian; Damián pasa a ser Dimas.

 

Vicente Ramos comenta que las obras La hora mala y La tragedia de Marichu, supusieron un descenso en el nivel dramatúrgico que Carlos Arniches venía dando en sus creaciones (45). Es posible que esta segunda edición, en la que cambia una comedia dramática en un sainete, le reportase más éxito o más satisfacción personal. Iremos viendo los cambios.

Imagen del diálogo de La hora mala. Archivo Familiar.

 

Imagen del diálogo de El tropiezo de la Nati… Archivo Familiar. Son idénticos.

 

Distribución del escenario del primer Acto. Archivo Familiar.

 

Como hemos dicho nos encontramos ante el mismo texto dramático de la obra La hora mala.

 

              Consideramos que la intención de Carlos Arniches fue la de hacerla un poco más ligera, con números musicales, pasar de comedia dramática a sainete… Es el mismo caso de la obra La gentuza con el arreglo posterior de Mariquita la Pispajo.

 

Los cambios se van a dar en los nombres: La protagonista Eulalia pasa a ser Nati (ya había un personaje secundario que se llamaba Nati en la primera versión y ahora pasa a llamarse Trini. Hay una anécdota curiosa con Vicente Ramos; tanto cambio de nombre llegó a confundirle, y tiene titulada esta obra como “El tropiezo de la Trini o bajo una mala capa…); en segundo lugar el padre, Damián, pasa a llamarse como se llamaba el tío, Dimas (hemos descubierto que este cambio lo hacen para aprovechar hojas enteras con ese nombre y que ahora, esos diálogos se le atribuyen al padre y no al tío.); la madre, Sabina, no cambia; la hermana, Luisa, no cambia; el novio Antonio, no cambia; la amiga “La Patitas”, no cambia; Eudoxia pasa a llamarse Eudosia, y en vez de ser la mujer del hermano del padre, es directamente su hermana, vamos, que sigue siendo la tía Eudosia; el Padre Mariano, no cambia; aparece Manolo, estudiante de último curso de medicina y que no estaba en la primera versión, y es el novio de Luisa y hermano del sacerdote; un personaje secundario que daba mucha pena, el señor Illescas, desaparece; se generan dos personajes nuevos para la escena del merendero, que son el dueño, El Carraca, y el camarero, Demetrio. Los personajes amigos y amigas de uno y otros son casi los mismos con el cambio de Nati por Trini. El policía municipal Sindulfo Aguado se mantiene igual. Desaparece el Doctor don Jesús, y veremos al final de la obra el por qué.

 

FAMILIA TIPO DE ARNICHES EPISODIO NÚMERO 35.

 

Bien, al igual que en la primera versión, La hora mala, nos encontramos ante un nuevo episodio de la Familia Tipo de Arniches: Padre: Damián; madre: Sabina; hija: Nati; novio: Antonio. Este sería el episodio número 35. En el primer acto, manteniendo todo igual, Luisa nos sorprende con una copla:

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 224

 

(Acto I, Cuadro I, Escena I.)

 

LUISA.-               Ay, pobrecita de mí,

que doy suspiros al aire,

y el aire se me los lleva

y no los recoge nadie.

 

VOZ.-                  El tiempo y el desengaño

son dos amigos leales,

que despiertan al que duerme

y enseñan al que no sabe.

 

Al igual que en la primera versión, tenemos a una cenicienta, que aquí se llama Nati, y que por ser la fea de la casa, le toca hacer de todo, y si no lo tiene todo a punto por la mañana, le llueven los palos. La hermana le gritará por no haberle planchado las enaguas, la madre por no haberle hecho la manzanilla, el padre por no tener a punto su chocolate matutino; además no ha barrido ni ha fregado la cocina…

 

Dimas, ahora el padre, la defiende diciendo que la alegría es transmitiva.

 

(Acto I, Cuadro I, Escena III.)

 

Mensaje número 642= Mensaje número 555: La alegría es “transmitiva”y esto puede hacer que nos olvidemos de lo importante en el amor: la igualdad de las dos partes en la formación de la nueva familia. En este caso, como veremos, la alegría impidió ver  la intención real de  esa relación.

 

Cuando la localizan, ella llega con una canción alegre, lo mismo que hizo para presentar a Mariquita la Pispajo. Traemos aquí el poema como primera diferencia entre las dos versiones.

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 225.

 

(Acto I, Cuadro I, Escena IV.)

 

NATI.-                 Un pollito me ha dicho en la calle que soy una monada,

y al oír el piropo me he puesto la mar de colorada;

pero yo no me atrevo a creerme que eso sea verdá.

Porque todos en casa me dicen que yo no valgo ná.

 

Dicen que hablarme empacha; me dicen que estoy pocha,

que estoy hecha una facha, que soy una galocha…

¿Será que mi gente me tiene mucha tirria?

¿Será porque realmente estoy hecha una birria?

 

Pero no me importa tanta humillación,

porque éste me quiere con ocecación.

Tú a mí me has jurao que no me encontrabas fea,

y no me ha importao la gente que me rodea.

 

Gustándote a ti me río del mundo entero,

que mi alama te di porque eres pa mí el primero.

Me decía mi hermana ayer que estaba ella segura

de que yo ganaría un tesoro vendiendo la asadura;

pero creo que en eso que dice hay exageración,

porque aquí es que la toman conmigo y ya no hay salvación.

 

Pues se ha puesto la cosa que, a nada que me pasa,

me dicen que soy sosa, que tengo mucha guasa.

¿Será que mi gente me tiene mucha tirria?

¿Será porque realmente estoy hecha una birria?

 

 

Una vez que termina de cantar la abroncan por haber ido a casa de la señá Zoila, la madre del cura Mariano. En esto sube el Padre Mariano que se enfrenta a todos para defenderla

 

(Acto I, Cuadro I, Escena VIII.)

 

PADRE MARIANO.- (A Sabina.) ¿Pero no te da duelo que golpes y arañazos sean el salario de una hija, que habéis reducido, por su humildad y su paciencia, a la condición de criada? Eso no está en la Ley de Dios, Sabina.

 

Mensaje número 643: Arniches denuncia el empleo de las hijas como criadas en las familias pobres de los barrios bajos, y lo hace a través el Padre Mariano.

 

Dimas se enfrenta directamente al Padre Mariano con el mismo texto que tenía antes el tío. De esta forma este diálogo se pasa tal cual.

 

Mariano le responde que su sotana la han hecho manos humildes, en la escasez de un hogar obrero y sabe mejor que él de las reparaciones y de las injusticias que necesita el pueblo. Con su esfuerzo ha mantenido a su madre y le ha dado una carrera a su hermano.

 

Mensaje número 644: Mensaje número 556: Colocando Arniches la réplica del sacerdote en segundo lugar, está validándola por encima de la primera premisa que se queda sin contestación. Para Arniches los sacerdotes realizaban un trabajo encomiable.

Tanto Sabina como Eudosia le afean a Dimas los ocho meses que lleva de huelga.

 

(Acto I, Cuadro I, Escena VIII.)

 

SABINA.- Tú controvertiendo, con los ocho meses de huelga que llevas , so ladrón, so vago…

 

DIMAS.- Sabina, no me denigres… que los pantalones…

 

SABINA.- No quisiá yo más que el partido socialista tuviá moño… (Zarandeándole.) ¡Anda, granuja!…

 

DIMAS.- Lo siento, pero se peina a lo garsone.

 

Mensaje número 645: Interesante reflexión de Arniches sobre la falta de presencia femenina en el Partido Socialista ¡en 1922 y en 1925!

 

Las siguientes escenas son iguales: la presencia de Manolo con los desplantes de Luisa, que no parece su novia; la conversación de Nati con Patitas donde ésta le cuenta que va a empezar a trabajar en las Cambroneras; que no le gusta Antonio para ella y que está enamorada del Sindulfo el guardia municipal número 343.

 

Nati le cuenta que lo deje, que ese que dice ser viudo, está casado, y que su “difunta” vende castañas en la calle Cabestreros.

 

www.wikipedia.org

CALLE CABESTREROS.

Donde vende castañas la mujer de Sindulfo. (¡El viudo!)

 

 

Le avisan a Nati que sube  Antonio y se arregla de mala manera ayudada por Patitas.

 

Ahora al describir a Antonio, dicen de él que parece un tratante de caballos, pero ya no fuma en puro como en la primera versión. Al igual que entonces, al despedirse Antonio le pide un beso a Nati, ésta se lo da y Luisa, que llegaba en ese momento monta un gran follón. Ahora añaden unos cantables de los que destacamos dos fragmentos:

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 226

 

(Acto I, Cuadro I, Escena XV.)

 

LUISA.-               Esa niña, aunque crea que en su vida ha roto un plato,

no ha tenido nunca idea del pudor, ni del recato.

Al entrar, aquí abrazada a su novio la he encontrao,

y el granuja la besaba igual que un recién casao.

 

NATI.-                 Yo no sé lo que ha ocurrido, pues fue cosa del demonio,

solo sé que en un descuido me vi en brazos de mi Antonio.

Sin que yo pensara en eso, él se puso algo excitao,

se atrevió a pedirme un beso, me dio pena, y se lo he dao.

 

Se produce un enfrentamiento potente entre Dimas y Luisa argumentando que se van a casar en un mes… Luisa da un portazo y se va. Sube el Padre Mariano impresionado por las palabras de adiós que le ha dicho Luisa al cruzarse. También llega Patitas con un papel que le ha dado Luisa. Cuando lo leen se caen de espanto: ¡Luisa se ha fugado con Antonio!

 

Manolo jura venganza contra su amigo Antonio. Mariano quiere detener a su hermano y se baja el Telón.

 

El segundo cuadro nos muestra la casa de Mariano. En la obra anterior era la casa de Damián otra vez. Han pasado 15 días desde la huida de Luisa. La madre de Mariano y Manolo se ha tenido que ir a firmar unos papeles de la testamentaría al pueblo. Manolo estudia huesos y articulaciones para el examen final de Medicina en un mes. Luisa escribió desde Córdoba y Sabina fue en su busca.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 335

 

(Acto I, Cuadro II, Escena II.)

 

MANOLO.- Hoy me he levantao con el decidido con el decidido propósito de leerme todo lo que está escrito sobre huesos y articulaciones.

 

DIMAS.- ¿Y lo has acabao?

 

MANOLO.- No, señor; me he quedao en los huesos.

 

LA PATITAS.- Claro, con tantos disgustos.

 

Introducen una nueva escena de cantables con Nati, Manolo y La Patitas. En la canción Nati cuenta que haría lo que fuese por convencer al tribunal que le va a examinar a Manolo para que lo aprueben.

 

Tras la canción se deshacen de La Patitas y Manolo le cuenta que han visto a Luisa y a Antonio en Madrid. En concreto saben que van todas las tardes a divertirse a La Bombilla, al merendero de El Carraca, al que Antonio le dio el dinero para poner el negocio.

 

Manolo le cuenta que se está repudriendo, que no aguanta más las risas de los compañeros, las burlas, que él debe portarse como hombre y acabar con la vida de ambos.  Entonces Nati, al igual que antes Eulalia, le dan una lección de la génesis de la venganza, de la diferencia entre hombres y mujeres.

 

 

(Acto I, Cuadro II, escena IV.)

 

NATI.- ¡Ay, como sois los hombres de bárbaros y egoístas!… No os morís de amor, es de envidia…, no queréis matar de celos… es de rabia… No piensas en el cariño que has perdido, piensas en las burlas de los amigos… en lo que dirá la gente, en el amor propio, en la vergüenza, en que te han humillao, en que se han reído de ti… Eso naa más. ¡Que asco!

 

MANOLO.- ¡Nati!

 

NATI.- ¡Qué diferencia de mi…! ¡Tú quieres vengarte de tanto que odias, y yo de tanto que quiero!

….

 

¡Qué sé yo de lo que dice la gente, qué me importa a mí lo que piense la gente!… Por el cariño de aquél hombre, que me  se burlen, que me escupan, que me apedreen, que me arrastren… ¡Qué me importa! Que yo le quiero matar, le quiero matar… ¡A ti te lo digo!… ¡Pero de tanto que le quiero!…, porque un día, ¿sabes?…, un día fue y me cogió así, muy apretá; contra su corazón y al oído, muy callandito… me dijo que me quería mucho… y yo le dije que si sería para siempre pa mi sola… y me dijo que pa mi sola…, ¡y pa mi sola tié que ser… o en la vida, o en la muerte… como sea, pero pa mí sola!… ¡Por éstas!…

 

 

Mensaje número 646: La génesis de la venganza. La diferencia que ve Arniches entre la manera de formarse este odio en el hombre y en la mujer. El hombre se siente humillado por el abandono de su amada, por el engaño. La mujer siente el dolor de la ruptura la promesa de estar siempre juntos, de ser solo para ella.

El hombre no puede soportar la humillación de las risas de sus amigos, su fracaso, las frasecitas que le sueltan y que le encienden más para hacer realidad su venganza, para portarse como un hombre.

La mujer siente un odio que va desde dentro de su corazón, que ha sido abandonado, hacia fuera, hacia la figura del ser amado, y su venganza será la muerte de él.

 

              Todos sospechan que Nati va a hacer algo terrible. En ese momento Manolo sale con un viejo revólver y les dice que tiene 5 balas, al mostrarlo, se dispara una. Todos quedan aterrados. ¡Él pide paso franco!, y se dispara otra bala. Le intentan disuadir, y otra bala que se escapa…, así hasta vaciar el cargador y se baja el telón finalizando el primer Acto.

 

El segundo acto en su cuadro primero nos sitúa en el interior del merendero de El Carraca. Es de noche.

 

Se ve a Luisa y Antonio con los mismos amigos que en la primera versión, solo que la que hacía de Nati, se llama ahora Trini.

 

Luisa habla con Antonio de un mal presentimiento y de lo erróneo que es volver al lugar donde has hecho tanto daño. Antonio, como en la primera versión le dice que hay que responsabilizarse de lo bueno y de los malo.

 

(Acto II, Cuadro I, Escena III.)

 

ANTONIO.- Pues no hay que ser cobarde. El mal casi nunca quiere uno hacerlo. Son las cosas te llevan por sus caminos. La fatalidad, y contra eso, ¿quién puede? De forma, que cuando se hace un mal, adelante con lo que sea y arrostrar las consecuencias y acabao.

 

Mensaje número 647: Mensaje número 558: Hacer frente a las consecuencias de nuestras acciones. Esta es una premisa de Arniches. Máxime si la acción ha sido mala.

 

              Han aligerado la obra quitando todo el proceso depresivo de Eulalia, todas las medicinas que le daba el doctor, el Histogenol que encontramos, etc.

 

Comienza la fiesta de Luisa y Antonio y cantan. Nati les acecha.

 

 

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 227.

 

(Acto II, Cuadro I, Escena IV.)

 

ANTONIO.-                       Va el amor caminando sin comprender

en qué sitio se tiene que detener.

Si llamara a tu puerta déjale entrar

pero no le des tiempo de descansar.

 

NATI.-                               Ya canta el infame, diviértete y canta

que tú no imaginas el fin que te aguarda.

¡Infame! ¡Mal hombre! ¡Perjuro! ¡Canalla!

Porque un día me hablaste de amor

mi alma entera inocente te di.

¿Para qué me enseñaste a querer

si tu amor nunca fue para mi?

Te burlas, tú, mal hombre, de mi querer.

Por tu infamia tendrás el castigo de una mujer.

 

Mensaje número 648: En los versos de Antonio se refleja el amor caprichoso que nunca debe ser duradero. En los versos de Nati se refleja la huella que un amor eterno ha dejado marcada en el corazón de una mujer.

 

              Nati saca la pistola del su pecho, se dispone a disparar cuando llega el Padre Mariano vestido de seglar y se lo impide. En la primera versión se pronuncia la frase “la hora mala” que daba título a la obra. En esta ocasión se evita esa frase. Aquí tenemos los dos textos.

 

TEXTO DE LA OBRA LA HORA MALA

 

(Acto II, Cuadro II, Escena III)

 

MARIANO.- Pues has de escucharme, porque mi voz es voz de verdad y de esperanza. Ven aquí, mujer, calma tus odios, apaga tus iras, porque este instante tremendo en que te encuentras es tu hora mala… ¡Tu hora mala! Esa hora trágica, amarga, terrible, que pasa un día por todas las vidas y decide nuestro porvenir. En ella está nuestra perdición o nuestra salvación… Véncela, domínala…

 

EULALIA.- No puedo, no puedo…

 

¡Y este odio que me quema las entrañas!…

 

¡Dios mío!

 

MARIANO.- ¡Dios tuyo, Dios de todos! ¡Suprema verdad! ¡Llora, llora, pobre criatura! ¡Que las lágrimas limpian tu corazón de rencor y de odio! ¡Perdona, perdona y te salvarás!

 

 

TEXTO DE EL TROPIEZO DE LA NATI

 

(Acto II, Cuadro I, Escena IV.)

 

MARIANO.- Pues has de escucharme, porque mi voz es voz de verdad y de esperanza. Ven aquí, mujer, calma tus odios, apaga tus iras, porque este instante tremendo en que te encuentras, es el que pasa un día por todas las vidas, y decide nuestro porvenir. En vencerlo o no vencerlo, está el salvarse o el perderse para siempre. ¡Véncelo, domínalo!…

 

NATI.- No puedo, no puedo…

….

 

¡Y este odio que me quema las entrañas!… ¡y quiere matar!

¡Ya no hay felicidad para mí!… ¡Dios mío, Dios mío!

 

MARIANO.- Dios tuyo, Dios de todos. Suprema verdad. Llora, llora, pobre criatura. Que las lágrimas limpien tu corazón de rencor y de odio. Perdona, perdona y te salvarás.

 

(Se puede ver cómo se han suprimido los signos de admiración para hacer menos dramática la escena, y cómo no se pronuncia la frase “la hora mala”.)

 

Mensaje número 649:  la única forma de pasar ese mal trago, ese momento crucial en el que nos sentimos francamente agraviados por alguna persona o por la misma vida, es perdonando.

 

Cuando ya está calmada en los brazos de Mariano, se vuelve a oír el canto de Antonio y Nati se revuelve para dispararle. El Padre Mariano la retiene y se baja el telón.

 

El segundo cuadro del este segundo acto es equivalente al acto número III de la primera versión. Solo cambia en quién es el médico, como ahora descubriremos.

 

Han pasado 3 meses y estamos en el obrador de Nati con todas sus costureras y la aprendiza. Hoy es el cumpleaños de la maestra. Cantan alegres pero molestan a los estudiantes de enfrente. El cobrador de las facturas es el padre que estaba en paro, el señor Dimas. En la primera versión era el señor Illescas.

 

Se elimina una escena de una clienta descontenta.

 

Llega el Padre Mariano con “rositas madrileñas, de olor y qué bonitas, de olor y de cien hojas”.

 

Manolo, que ya es médico, está viniendo a tratar a Sabina que está deprimida desde que no pudo localizar a Luisa en Córdoba. En cuanto se quedan solos, Manolo le pide matrimonio y Nati dice que sí.

 

Sindulfo sube y pide la mano de Patitas y se la conceden. (Curiosamente, ya lo de la viuda que vendía castañas ha dejado de tener importancia ¿?) (Ocurre igual en la primera versión.)

 

              Mariano trae a Luisa y Nati le perdona todo. Manolo también. Sabina es feliz. Mariano le habla a Dimas de lo importante de levantar alamas

 

(Acto II, Cuadro II, Escena VIII.)

 

MARIANO.- Ustedes levantan paredes que se vienen abajo… pero cuando cae un alma, somos nosotros los que hemos de ponerla en pie y darle fortaleza…

 

Mensaje número 650: Arniches da una importancia capital al trabajo del sacerdote. Es el albañil de las almas.

 

              Manolo anuncia que ha estado con Antonio y que quiere casarse con Luisa. Todo arreglado y telón.

 

Es una obra que te hace reflexionar mucho sobre el título: El tropiezo de la Nati o bajo una mala capa… Parece claro que Nati “tropieza” al intentar estar con Antonio, que es el que podríamos decir que es una mala opción, o como dice Arniches, una mala capa… Pero sin embargo, Luisa, que conoce sus canalladas, que es abandonada por él tanto en Córdoba como en Madrid, decide aceptarlo al final, a un hombre que había jugado con su hermana… y que probablemente ¡volverá a ser una mala capa para Luisa!

 

 

 

 

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 642: La alegría es “transmitiva”y esto puede hacer que nos olvidemos de lo importante en el amor: la igualdad de las dos partes en la formación de la nueva familia. En este caso, como veremos, la alegría impidió ver  la intención real de  esa relación.

 

MENSAJE NÚMERO 643: Arniches denuncia el empleo de las hijas como criadas en las familias pobres de los barrios bajos, y lo hace a través el Padre Mariano.

 

MENSAJE NÚMERO 644: Colocando Arniches la réplica del sacerdote en segundo lugar, está validándola por encima de la primera premisa que se queda sin contestación. Para Arniches los sacerdotes realizaban un trabajo encomiable.

 

MENSAJE NÚMERO 645: Interesante reflexión de Arniches sobre la falta de presencia femenina en el Partido Socialista ¡en 1922 y en 1925!

 

MENSAJE NÚMERO 646: La génesis de la venganza. La diferencia que ve Arniches entre la manera de formarse este odio en el hombre y en la mujer. El hombre se siente humillado por el abandono de su amada, por el engaño. La mujer siente el dolor de la ruptura la promesa de estar siempre juntos, de ser solo para ella.

El hombre no puede soportar la humillación de las risas de sus amigos, su fracaso, las frasecitas que le sueltan y que le encienden más para hacer realidad su venganza, para portarse como un hombre.

La mujer siente un odio que va desde dentro de su corazón, que ha sido abandonado, hacia fuera, hacia la figura del ser amado, y su venganza será la muerte de él.

 

MENSAJE NÚMERO 647: Hacer frente a las consecuencias de nuestras acciones. Esta es una premisa de Arniches. Máxime si la acción ha sido mala.

 

MENSAJE NÚMERO 648: En los versos de Antonio se refleja el amor caprichoso que nunca debe ser duradero. En los versos de Nati se refleja la huella que un amor eterno ha dejado marcada en el corazón de una mujer.

 

MENSAJE NÚMERO 649: La única forma de pasar ese mal trago, ese momento crucial en el que nos sentimos francamente agraviados por alguna persona o por la misma vida, es perdonando.

 

MENSAJE NÚMERO 650: Arniches da una importancia capital al trabajo del sacerdote. Es el albañil de las almas.