¡QUÉ ENCANTO DE MUJER!

 

O

 

EL HOMBRE ES VOLUBLE

 

Archivo Familiar

 

 

 

 

Louis Verneuil

www.archeton.com

              Se inspiran Carlos Arniches y Antonio Paso, en una obra de Louis Verneuil, dramaturgo francés nacido en 1893 en París, y fallecido en 1952 y cuyo nombre real era Louis Jacques Marie Collin du Bocage (49)

 

Fue autor de 60 obras de teatro. La obra original se titula “Mi prima de Varsovia” (Ma Cousine de Varsovia)

 

ARNICHES Y LOS VASCOS EPISODIO NÚMERO 26.

 

              Estamos ante el episodio número 26 de Arniches y los vascos, ya que esta obra se desarrolla en Zarautz. Disfrutaremos del habla vasca de Arniches, personajes vascos como Txomin y María Inasi, el euskera “escuchado” por Carlos Arniches, y diversos “susedidos” que amenizarán la acción.

 

Se estrena el 24 de diciembre de 1925, el día de Noche Buena en plena navidad. Etapa Moralizante.

 

FAMILIA TIPO DE ARNICHES EPISODIO NÚMERO 37.

 

              Podemos, forzando un poco el parentesco, disfrutar de otro episodio de esta peculiar familia. Aquí tenemos a los marqueses de Calauva, Nené, ella, y Tony Santurce, él, que cuidan de su sobrina vasca Matxalen, que ha enviudado por un accidente de tráfico, y que ahora está ultimando los últimos detalles para casarse con Enrique Marzo, pintor de paisajes, manchas y otros estilos. Vamos, que Enrique es un auténtico vividor, que solo la quiere por su renta anual de 100.000 pts. (300.000 € al cambio.) Los marqueses nunca se han querido. Tony es un completo libertino y ha contagiado a Enrique. Este tipo de vida preocupa a Nené y a Matxalen que no saben cómo frenarla. Sin embargo, una circunstancia inesperada que veremos, podría ser su solución, pero no adelantemos acontecimientos.

 

El primer acto se desarrolla en Zarautz, en un hotelito elegante como el que hemos puesto en la foto. En el escenario vemos al foro una vidriera que da al jardín con unas escaleras que bajan al mismo. Delante vemos un caballete con un retrato sin terminar. En el centro del escenario hay un sofá color hueso, un velador con cigarrillos, periódicos, butaquitas y sillas; el suelo imita a parquet. Por la derecha dos puertas a habitaciones interiores. Son las ocho de la mañana de un espléndido día de Agosto. Al levantar el telón vemos la escena a oscuras, y aparecen dos doncellas del hotel haciendo la limpieza: Teresa y Agustina. Abren las ventanas y entra el sol.

www.hotelalameda.com

 

Las dos comentan el disgusto que está recibiendo en este momento la señora marquesa, Nené, que está siendo visitada por la guardesa. Txomin y María Inasi son un matrimonio de Zarautz que guarda el hotel. Llevan 15 años, son de la máxima confianza, y ahora ella le cuenta a Nené que el marqués no ha pasado la noche en su alcoba; en realidad  ¡los maridos y novios de todas las mujeres del hotel han pasado fuera la noche!

 

Teresa comenta:-“María Inasi es de esas vascas que no s’atemorizan de nada”.

 

EL HABLA VASCA EN ARNICHES

 

(Acto I, Escena II.)

 

MARÍA INASI.- Y ya ha sentío muchísimo de tenérselo que decírselo a la señora marquesa, que ya me dispensará, creo que…

 

NENÉ.- No, hija, no. (Con voz agitada y casi llorosa.) Si has hecho admirablemente… Me has dado un disgusto que puede que me cueste la vida… pero has hecho admirablemente.

 

 

MARÍA INASI.- Si miraría a la alcoba, ya lo vería. Ni ha pasao esta noche, ni anoche pasó, ni antes de la noche antes tampoco ha pasao, ni ninguna pasa.

 

Cuenta que el marqués y el señorito Enrique dicen que se van a la cama, y que a los 30 min salen de su cuarto y se van del hotel acompañados de Txomin, Francisco (mozo del marqués)  y Goyo (ayuda de cámara). Teresa es novia de Francisco y a Agustina le gusta Gregorio.

 

En la siguiente escena sienten que llegan los tres ayudantes confiados de no ser vistos. Las mujeres se esconden y escuchan.

 

(Acto I, Escena III.)

 

FRANCISCO.- (Con acento baturro.) No nos han visto ni las ratas.

TXOMIN.- Unos kukalandas ya te somos.

Más chulo te soy que un ocho y medio.

 

La expresión “Eres más chulo que un ocho”, es una expresión madrileña que no podía conocer Txomin, y que se refiere al Tranvía número 8 que llevaba a todos los chulapos y chulapas de Madrid a celebrar el día San Isidro desde Bailén a la Pradera.

 

Pero Txomin dice, “más que un ocho y medio”, y ello es debido al deporte de pelota mano. El frontón lleva una numeración que va del uno al 9, donde termina el mismo, 30 metros, cada número está a 3 metros del siguiente, eso implica que llegar de un pelotazo hasta el final es realmente difícil y reservado para los más fuertes; por eso, hay que ser muy chulo para asegurar que vas a llegar al ocho y medio.

 

María Inasi sabe por Txomin que el marqués está con una cupletista de Donosti llamada Amalia la Decaída, y que Enrique se ve con una “manicura” llamada Matilde la Polisuar “La reina del padrastro”.

 

En ese momento escuchan la llegada de Tony y Enrique y vuelven a esconderse.

 

Presentan los dos “pájaros” un aspecto digno de haber pasado una “noche alegre”: vienen vestidos de smoking con sombrero de paja, que está caído sobre la nariz para evitar el daño de la luz. Están felices de que no haya nadie despierto aún, y van cantando entre risas, los cuplés de la diva:

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 233

 

(Acto I, Escena IV.)

 

TONY.-               ¡Yo soy una loca!

¡Soy una asesina!

¡Quiero mucha coca…

mucha cocaína!

….

 

ENRIQUE.-         Soy una muerta.

Soy una esfinge.

¡Ay mi garganta!

¡Ay, mi laringe!

 

Comentan entre ellos que después de descansar unas horas, saldrán para ir a comer con la cupletista y la manicura. La excusa será que tienen comida en la embajada de Siam.

 

Están tranquilos porque saben que ellas estarán roncando como leonas…, y cuando están a punto de hacer el mutis escuchan a sus espaldas el ronquido de las mujeres…, pero se oye muy cerca…, quedan aterrados y salen “las roncadoras”

 

Les interrogan y piden explicaciones. Comienzan a improvisar que vienen de un desafío, que si eran los padrinos…que si se habían batido Pablo Santo Domingo, Pepito Lacuesta y Gonzalo Las Claras, que si al final los dos se habían batido con Las Claras…

 

Nené les dice que en el ABC aparece la boda de Gonzalo Las Claras en París, así que estaban mintiendo. Siguen improvisando con mucho desacierto cuando llega un telegrama.

 

Se anuncia la visita de la prima de Tony, Totó, una mujer de mundo, con conocimiento de 7 lenguas europeas entre ellas el euskera, con una belleza inigualable y una conversación interesantísima: una viajera. Llega ella con su secretario Aniceto Mordente y sus dos perros dogos: Trosky y Clemanceau. Solo ladran al sonido de los besos. Aniceto, el secretario que está enamorado de Totó, es un violinista virtuoso y un buen boxeado, circunstancia que emplea Totó para que le quite los moscones que le puedan molestar.

 

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 234. POEMA EN PROSA.

 

(Acto I, Escena V.)

 

TONY.-               Totó es como una ola que viene a sesenta por hora,

se estrellará aquí y luego se alejará mansamente,

extendiendo sus espumas blancas por la superficie oceánica.

 

Es curioso, pero eso exactamente es lo que va a ocurrir en la obra. Lo veremos.

 

Totó es viuda de un multimillonario cubano que le dejó 60 millones de pesetas (180 millones de euros al cambio.) Ahora se dedica a viajar, es “un encanto de mujer”.

 

Se oye el claxon del coche.

 

Francisco y Txomin quedan impresionados por su belleza

 

(Acto I, Escena VI.)

 

FRANCISCO.- ¡Esa belleza parece hecha por Bienllure!

 

TXOMIN.- ¡Re Euskalduna!… ¿Ya os habéis visto la señora c’ha llegao?

 

Totó entra con abrigo sport, gorro de automóvil y gafas. Viene alegre, elegante. Es una mujer encantadora de 28 años con una distinción aristocrática.

 

Habla con Francisco, que es de Aragón y con Gregorio que es de Zamora, alabando ambos lugares y mostrando gran conocimiento de los mismos. Cuando le pregunta a Txomin por su procedencia se produce el siguiente diálogo.

 

(Acto I, Escena VII.)

 

TXOMIN.- De Gaintzurizketa le soy nativo, pa servir a la señorita y familia.

 

TOTÓ.- (Riendo.) No la tengo.

 

TXOMIN.- ¡Lástima ya le es!

 

TOTÓ.- Complexión recia, facciones agudas, cuerpo macizo… Tipo puro de vasco.

 

TXOMIN.- ¡A lo pasadero, na más!…, (¡Me ha dicho puro!)

 

POEMAS DE ARNICHES NÚMERO 235 (75)

 

TOTÓ.- ¡Habrá que verte bailando el aurresku, en la plaza del pueblo, mientras toca el chistulari…!

 

¡Ay, ay, ay, mutilak!

Txapel gorria

Neskatxat hiru manta

Polita zubian

¿No es eso?

 

TXOMIN.- ¡Ya lo creo!… Pos si quiere la señorita le canta el Eder; Eder arriaga mantuaga arri al zua…

 

Entrañable fragmento de Arniches escribiendo en el euskera que se oía en Zarautz, y que nunca se había escrito. En la obra se escribe para que el actor (no vascoparlante) lo pueda pronunciar: “¡Ay, ayay mutillak chapeli gorri ya nescacha tiru manta polita zubiya!”: Los muchachos con txapela roja y para las chicas tres mantas bonitas en el puente. Puede ser la estrofa de un zortziko popular de las fiestas que aún no hemos encontrado. Las mantas pueden hacer referencia a los deportes de arrastre de piedra, en las que el premio para el ganador era una manta bordada con las letras de la localidad en fiestas.

Después de este alarde de conocimiento de las lenguas de Europa por parte de Totó hacen mutis los tres y salen Nené y Matxalen a saludarla, y le cuentan la situación tan crítica que tienen con sus hombres. Ella les propone jugar con las mismas armas que emplean los hombres: la seducción. Se ofrece voluntaria a para seducirles con la única petición de que ellas no se metan por medio, vean lo que vean. Va a ser difícil pero puede dar resultado.

 

Cuando salen Tony y Enrique quedan prendados por los encantos de Totó y suspenden la comida con la cupletista y la manicura para quedarse con Totó.

 

El plan comienza a dar resultado. Los dos pájaros se quedan en el nido atraídos por Totó.

 

Txomin le tira un beso “por ser neskatxa polita” y comienzan a ladrar los perros. Baja el telón y fin del primer acto.

 

 

www.pinterest.es

Playa de Zarautz.

 

El segundo acto nos muestra algo parecido a lo que vemos en la foto. Unas casetas, unas sillas, una parte de la playa y del paseo.

 

Las niñas Katuka y Mari comentan los estragos que está realizando la presencia de Totó en Zarautz, con todos los hombres babeando a su paso.

 

Aparece Totó elegantemente vestida de playa seguida de 3 admiradores del pueblo: Peputxo, Goyo y Kokolo, además de Tony, que tiene un terrible ataque de gota y cojea, y de su secretario Aniceto.

 

Tony está celoso de Enrique, le acusa a Totó de hacerle más caso que a él, incluso le dice que “boga” mejor. Totó le asegura que todo esto es” más complicado y emocionante que un drama de Pirandello.

 

Todos los hombres están con prismáticos para poder ver a Totó entrar y salir del agua, pero el secretario está en la orilla con la capa y la tapa enseguida.

 

Peputxo tiene un plan para alejar a Aniceto de la orilla y de sus funciones.

 

En cuanto pasa por su lado le llama “perchero”. Aniceto sigue a Totó hasta el agua. A la vuelta se encara con Peputxo y quedan para ir a pegarse a la zona del puente. Aniceto acepta y deja la capa en manos de Txomin.

 

Enrique sale con la caja de pinturas. Está buscando a Totó. Aparecen Nené y Matxalen y se oculta.

 

Las dos están enfadadas con Totó, ha vuelto locos a los dos hombres y los celos las corroen.

Arniches introduce un viejo verde con prismáticos llamado Antuñano que se dedica a piropear a Totó.

 

Tony sale del agua y coge a Enrique. Comienzan a hablar con franqueza y se enzarzan en una agria discusión. Tony decide que Enrique abandone la casa.

 

Cuando está Tony a punto de pegar a Enrique con la muleta, llegan Nené y Matxalen que les interrogan por su discusión.  Nené se lleva a Tony y Enrique espera a que salga Totó para hablarle de los celos brutales que tiene de Tony. Se pone intenso tipo la obra Señorita de Trevélez.

 

(Acto II, Escena XI.)

 

ENRIQUE.- Digo, Totó, que desde que la he conocido a usted, siento en mi espíritu una inquietud de amor y un deseo de su presencia, que no me deja vivir… y todos los días, todos, cuando nos quedamos solos, quiero decir a usted algo que no me atrevo a decirle y que hoy…

TOTÓ.- Nada, nada, Enrique… Lo único ameno de la vida, es la frivolidad… ¡No salgamos de ella!

 

Mensaje número 673: Totó representa la vida frívola y el gusto por la diversión. El miedo a perder esa amenidad es lo que la tiene atrapada en esa vida sin poder dar un paso fuera de ella.

 

Totó le asegura que ella cumple un encargo de la Providencia y que en cuanto acabe, él deberá olvidarla. Enrique sin embargo está pensando en no casarse con Matxalen si ella le acepta.

 

Totó encuentra a Nené y Matxalen y presume de los logros conseguidos en una semana -“¡Los pájaros antes tan volanderos, ahora no se mueven del nido!”- les dice, pero ellas tienen caras de amargura.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 347

 

(Acto II, Escena XII.)

 

TOTÓ.- ¿Es que estáis disgustadas?

 

MATXALEN.- No, no, quiá… ¡contentísimas! Ahora, que si piensas seguir reteniéndonos a los pájaros, lo único que te suplicamos, es que, aunque los enjaules, no te los lleves.

 

Totó se queda muy disgustada y decida terminar con la farsa.

 

TOTÓ.- ¡Terminemos. Cada mujer tiene el marido que se merece!… Sois dignas de la manicura y de la cupletista.

 

Mensaje número 674: Arniches pone en boca de la más frívola, las palabras más sensatas: ¡Cada mujer tiene el marido que se merece!

 

              Les avisa que se va a Santander- “a seguir mi vida interrumpida con la prosa de la vuestra. No me perdonaré jamás esta vulgaridad. ¡Hasta nunca!”- espeta.

 

Tony se presenta y al no ver a Totó, le cuentan que se va. Enrique, que ya lo sabe por la propia Totó señala a Tony como culpable de su marcha. Tony acusa a Nené y a Matxalen, además dice que Enrique ya no debe seguir en la casa, pero que él se sacrifica y que para que sigan los preparativos con Matxalen, el que se va es él.

 

Ahora es Enrique el que salta y dice que él se irá.

 

¡Ellas se dan cuenta que esos dos tipejos se van a ir detrás de Totó!

 

Todos abandonan la escena que ahora es ocupada por Goyo, Kokolo y Aniceto, que no ha podido pegar a Peputxo porque se ha ido corriendo, que ahora -“¡estará en Bilbao!”- dice. Aniceto se medio oculta en una caseta a descansar cuando aparece Peputxo dándose el pote de haber destrozado a Aniceto; éste lo escucha, sale, y Peputxo vuelve a correr y baja el telón.

www.hotelsardinero.es

 

El tercer acto se desarrolla en un gabinete del Gran Hotel del Sardinero que vemos en la foto.

 

Presenta un gran ventanal al foro que deja ver el jardín, que está a un metro del suelo. La puerta de la izquierda es la entrada y la de la derecha da a la alcoba. Son las 9 de la mañana.

 

Aniceto despierta a Totó tocando el violín.

 

Piden el desayuno a la doncella que se llama Cristeta.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 348.

 

(Acto III, Escena II.)

 

CRISTETA.- Cristeta me llamo; pero en el hotel todos me llaman Cricrí.

 

ANICETO.- Pues le han quitado lo mejor.

Porque yo, amable Cristeta, y perdona que no te quite nada, tomo lo mismo que la señora.

 

CRISTETA.- Entonces, ¿traigo dos tés?

 

TOTÓ.- Sí, para mí trae té.

 

ANICETO.- Y para mí trae té… y tráete seis panecillos…

 

Aniceto que está encantado de desayunar con Totó, sale a vestirse. Totó queda sola en escena y expresa su melancolía por lo ocurrido en Zarautz.

 

(Acto III, Escena II.)

 

TOTÓ.- ¡Zarautz!… (Con melancolía) ¡Yo sé por qué me emociona su recuerdo!… ¡Pero en fin, es mi sino: encrespar las almas… y luego tenerme que alejar para que se restituyan a la calma de sus vulgaridades!…

 

Mensaje número 675: “Encrespar las almas para luego dejarlas volver a sus vidas vulgares”. Arniches define perfectamente la vida indulgente de la ociosa alta sociedad.

 

              Estando en esta melancólica situación aparece Tony.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 349.

 

(Acto III, Escena III.)

 

TONY.- ¡Heme aquí!

 

TOTÓ.- ¡Con que heme!… ¿Y quién te ha mandado que te hemes aquí?

 

Aniceto se queda planchado cuando ve que su desayuno lo está tomando Tony.

 

Tony, desesperadamente, propone a Totó que despida a Aniceto, que abandone los perros y que se vaya con él a viajar por el mundo. Totó le dice que sí, pero que debe ayudarla a pagar una deuda que tiene en Sudamérica de 2 millones de pesetas, que le restituya el crédito y que se dedicarían a viajar… Tony recula…y justo cuando había decidido irse, llega Enrique. Comienzan a insultarse y Totó les cuenta la verdad de su actuación, lo de la cupletista, la manicura, sus mujeres…

 

En eso, oyen a Nené chillar con Cricrí para entrar sin anunciarse; Totó les dice que se escondan en la alcoba.

 

Pasan las dos y le explican a Totó que quieren suavizar la despedida de Zarautz. Totó les agradece el gesto, pero ellas insisten en ver todo el gabinete, alcoba incluida… Totó se niega. De pronto, se escucha a Tony que habla con Cricrí y entra, y tras él Enrique. Ambos inventan una excusa y dicen que han venido a por ellas.

 

Nené le dice a Tony que mañana mismo marcharán a Alhama a tomar unos baños que le curen la gota. Totó les dice- ¡Nada como unas termas para curar los celos a los sesenta años!-

 

Matxalen interroga a Enrique, le ve preocupado. Éste contesta:- Preocupado, no… Un poco triste…Por mí solo, no te preocupes.

 

Mensaje número 676: ¿La tristeza de Enrique es por la pérdida de la presencia de Totó…?; ¿es porque la quería?; ¿es por su falta de valor para asumir la deuda de 2 millones de pesetas…?; ¿es porque ha zaherido el alma de su prometida…?; ¿es porque es un veleta igual que Tony…? Sea como fuere, un encanto de mujer ha demostrado lo voluble de las decisiones amorosas de dos hombres. Eso debería ser suficiente para Matxalen, y renunciar a unir su vida con semejante espécimen.

 

Todos se van y pide a Aniceto que toque algo doloroso y romántico, alegre y sentimental. Aniceto le propone El Sueño de Manón. Mientras tanto, Totó escribe en su diario.

 

(Acto III, Escena VI.)

 

TOTÓ.- (Va escribiendo.) Diario de mi vida, 15 de agosto… Vuelvo a quedarme sola… y en el silencio de mi soledad triste… oigo las pisadas leves del amor que ha vuelto a pasar cerca de mi alma y que se aleja… se aleja… ¡se aleja!

 

Cae el telón y fin de la obra.

 

 

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 673: Totó representa la vida frívola y el gusto por la diversión. El miedo a perder esa amenidad es lo que la tiene atrapada en esa vida sin poder dar un paso fuera de ella.

 

MENSAJE NÚMERO 674: Arniches pone en boca de la más frívola, las palabras más sensatas: ¡Cada mujer tiene el marido que se merece!

 

MENSAJE NÚMERO 675: “Encrespar las almas para luego dejarlas volver a sus vidas vulgares”. Arniches define perfectamente la vida indulgente de la ociosa alta sociedad.

 

MENSAJE NÚMERO 676: ¿La tristeza de Enrique es por la pérdida de la presencia de Totó…?; ¿es porque la quería?; ¿es por su falta de valor para asumir la deuda de 2 millones de pesetas…?; ¿es porque ha zaherido el alma de su prometida…?; ¿es porque es un veleta igual que Tony…? Sea como fuere, un encanto de mujer ha demostrado lo voluble de las decisiones amorosas de dos hombres. Eso debería ser suficiente para Matxalen, y renunciar a unir su vida con semejante espécimen.

 

MENSAJE NÚMERO 677: La tristeza final que nos muestra Totó habla del vacío de esas vidas frívolas que solo buscan la diversión del momento. Las fortunas deben emplearse en los demás, no deben quedarse en uno mismo. Todo lo que se queda en uno mismo acaba padeciendo esa tristeza por el amor que se aleja.