EL ÚLTIMO MONO O EL CHICO DE LA TIENDA

 

O EL PODER DE LOS MÁS DÉBILES

 

 

 

Nuevamente estrena Arniches en Noviembre, el 10, y esta vez del año 1926. Sitúa la tienda de alimentación del señor Nemesio en la calle Argumosa, que termina en la plaza de Lavapiés, tal y como podemos ver en las fotos que se acompañan. Es su obra en solitario número 53 y pertenece a su Etapa Moralizante.

 

Diego Argumosa fue un eminente cirujano del Colegio de Cirugía de San Carlos.

 

www.wikipedia.org

 

 

 

Cine Olimpia en 1926 en la Plaza Lavapiés.

www.wikipedia.org

              Después del cine Olimpia se instaló el Teatro Valle Inclán. Inicialmente este edificio albergó una sala de espectáculos catalana en 1910 “Lo rat penat”, que significa murciélago o gautxori en euskera.

 

En esta obra Aurora Redondo va a ser Maravillas, la hija de Nemesio, y Valeriano León, será el último mono de la tienda, el pinche: Bibiano. Estos actores acababan de casarse hacía un año en 1925. Han fundado la compañía de teatro REDONDO-LEÓN,  y se desentienden de la compañía anterior.

 

FAMILIA TIPO DE ARNICHES EPISODIO NÚMERO 39.

 

Nemesio, viudo hace cinco años, está saliendo con Asunción tras haber enviudado de su mujer hace unos años. Maravillas por su parte, sale con Leoncio, primer dependiente de la tienda. Ambos, padre e hija viven en un engaño sin saberlo.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 361.

 

              Entre las personas que atienden los empleados, Lauro, Sisinio y Leoncio, hay una cupletista sudamericana que habla con acento marcado y que viste muy corto. El otro día perdió a su hija en el parque del Retiro, y ya le hacen chistes.

 

(Acto I, Escena I.)

 

SISINIO.- Pues que se le perdió la niña en el Retiro, y va un guardia y se la encuentra llorando, y le dijo: “¿Por qué lloras, niña?” “Que estaba paseando con mi mamá y me he perdido.” “Y tú, ¿por qué no vas cogida de las faldas de tu mamá?” Y va y le contesta la niña: “¡Porque no llego!”

 

La criada, Cirila, es la que se da cuenta de la infidelidad de Asunción y Leoncio que se alían para hacerse con la tienda.

 

Bibiano es el que decide poner sobre aviso a don Nemesio y a su hija. Finalmente el embargo de la tienda es inevitable hasta que acude Patro (antiguo amor de Nemesio) para salvar la tienda.

 

Arniches está en su salsa. El escenario es la tienda de comestibles divinamente puesta en escena. Diferentes parroquianos hacen su aparición. Tenemos desde la americana guapísima, la anciana, el sacerdote y hasta una cocinera vasca que hará que Arniches saque todo su conocimiento de euskera por medio de un personaje llamado Liborio, ¡que es un políglota!

 

(Acto I, Escena II)

 

LIBORIO.- ¿Qué que me trae?… Mira la hoja almanaqueña, limítrofe de tus narices, instalada en es buró (francés), y sus dos guarismos aritméticos te dirán a priori (latín) el objetivo de mi interview (inglés) con más elocuencia que un orador de los que están en mutis (esperanto)

 

ARNICHES Y LOS VASCOS EPISODIO NÚMERO 28.

 

Entra la cocinera vasca, una mujer muy guapa, en la descripción de Arniches. Liborio pide que le dejen el camino libre –“que le va a decir algo en euscaro que se va a figurar que he nacido en Baracaldo”-.

 

COCINERA.- Oyes, Leonsio: ¿cómo no me mandéis l’harina de almorta que he pedido y la lata de pimientos de Trevijano o así, por teléfono ya dije.

 

LEONCIO.- Pero ¡si hemos mandao al chico con too hace media hora!

 

COCINERA.- Pues ni pareser ha hecho por casa, ni cosa…

 

LEONCIO.- Pero ¡ese bruto de chico!

 

COCINERA.- Bien de tonto ya se está, que no sé pa qué le tenéis.

 

LIBORIO.- (Acercándose.) Muy buenas, guapa.

COCINERA.- Buenas.

 

LIBORIO.-  Me va usted a dispensar la pregunta: ¿usted es bizca…?

 

COCINERA.- No, señor; que a derechas ya miro.

 

LIBORIO.- Perdone usted, que no había acabao… ¿usted es bizcaitarra?

 

COCINERA.- Nasida en Neguri, ya le soy.

 

LIBORIO.- ¿Ya me es?… Lo que me es usted… es de una simpatía que pela con el cero, y no le digo a usted todo lo que se me ocurre porque hay censura; pero si las niñas de sus ojos necesitan una persona que las distraiga jugando con ellas al San Serení del Monte, me llama usted por teléfono al dos, dos, tres, tres de jota. (Hace una media vuelta de baile.) Apuntárselo.

 

COCINERA.- Ya tiene usted bastante de humor

 

LIBORIO.- Tengo bastante; pero si usted no me quiere, me voy a Alhama y me lo quito.

 

COCINERA.- ¡El demonio ya se está este hombre!

 

LIBORIO.- ¡Olé ahí lo escaricasco, y bendita sea el jay, jay, beti jay…, so sagardúa!

Que podríamos traducir en el euskera actual como: Ole ahí lo Eskerrik asko y bendito sea el jai, jai , Beti Jai (juego de pelota) so Sagardoa (sidra)

 

              Liborio Caro Malo, que es su nombre completo, puso una tienda de comestibles a los dos años de dejar ésta. Su rótulo decía: “Caro y Malo. Comestibles.”

 

La historia de Bibiano en su pueblo, es muy triste. Su madre casada con un hombre muy duro y con dos hijos, no hace más que pegarle y maltratarle. Esta situación se repetirá casi 20 años más tarde en la obra “El hombrecillo” que también interpretará Valeriano León. En las dos ocasiones, el más débil de la obra será el que salve la situación. Como hombre de pueblo poco instruido, ha ido aprendiendo a “caponazos”. Dicen que intentaba apagar las bombillas soplando, que cuando comía cacahués, tiraba lo de dentro y se zampaba las cáscaras…

 

Descripción de Arniches sobre Bibiano: Este es el clásico chico de la tienda, con cara de bruto, pero no antipático. Más que torpe, parece infeliz, y, más que ignorante, asustado. Aparece ante la puerta con una cesta de pedidos y dos zafras de aceite de regular tamaño. Como tiene las manos ocupadas, lleva, sin duda, por eso, en la boca, un churro de los redondos. Viste blusa larga, pantaloncillo tobillero, muy raído, y alpargatas negras o azules. Al llegar a la puerta, mira primero, profiere luego sonidos inarticulados y dice por señas que le abran.

 

              En el repaso a los recados que ha hecho, Arniches disfruta contándonos cómo al señor Cuadrado le ha llevado un queso de bola en la calle Redondilla 6; al señor Morcillo, longanizas y sobreasadas en la calle Sartén 17; al señor Blanco le ha llevado vino; al seños Comas, judías nada más, en la calle Molino de Viento 9 y así todo, hasta que llega a la casa de la cocinera vasca, a la que debía llevar harina y le ha llevado bacalao a la vicaína y al señor de enfrente le ha dado la lata. Por eso error le cae una docena de capones que hacen marcharse horrorizado a Liborio. Maravillas, que acaba de llegar le defiende. Leoncio es quien lleva la voz cantante y quiere despedirle.

 

(Acto I, Escena IV.)

 

MARAVILLAS.- El tener compasión de la gente desgraciada más vale que no se me pase, (A Leoncio.) y si tú me quieres un poco, pídele a Dios que me dure.

 

Mensaje número 699: La compasión es fundamental en la vida de Carlos Arniches, un hombre bondadoso que siempre se puso del lado de los más débiles, estudiando sus problemas y proponiendo soluciones.

 

              Bibiano, agradecido, jura fidelidad eterna a Maravillas. Se dispone a arreglar el pedido de la mañana, que lo hace torpemente y le mandan despachar a una clienta recién llegada.

 

Es una anciana, y lo hace muy bien. Luego llega un cura, don Honorio, que le pide pasas de Málaga, 200 gramos, le cobra 1 pts. y 15 céntimos (3,45 € al cambio) y también lo hace muy bien. Llega la hora de cerrar y Nemesio se interesa por la reconciliación de la pareja.

 

(Acto I, Escena VI.)

 

MARAVILLAS.- Que no me gustan las injusticias ni que se avasalle a nadie, porque a mí no me gusta la gente peleona. En la vida, creo que too tie que ser por las buenas.

Hoy ya no se pega. Lo que no hagan las razones, que lo haga Dios, y naa más.

¡Un pobre atontao!.. Por eso se le educa poco a poco.

 

Mensaje número 700: Interesantísima reflexión sobre la educación y la aplicación de la violencia. “Hoy ya no se pega”, que maravillosa frase en 1926. Todo se fue al traste con la guerra civil. Aquí está detrás la bisabuela, Pilar Moltó, maestra de maestras, que con los estudios más avanzados de la época sobre educación, estaba aconsejando a Carlos Arniches.

 

Nemesio confiesa en alto algo que Leoncio ya sabe: no tiene dinero para la tres letras de 4.000 pts. cada una que le vencen el día 21. Son 12.000 pts. (36.000 €). Leoncio le explica que el prestamista Carballo traerá el dinero con muy bajos intereses, que no se preocupe, que es amigo personal. Se van al teatro Novedades los cuatro, y Bibiano se queda preguntándose cómo una mujer tan buena como Maravillas, puede salir con un tipo tan malo como Leoncio.

 

Sale de debajo de la trampilla de la tienda Cirila, la cocinera. Le había confundido con “Mussolini”, el gato del sótano. En la obra de El tío Quico, tenían un gallo con el mismo nombre, que al final muere.

 

Cirila es un tipo de fregona zarrapastrosa y despeluchada en descripción de Arniches. Le cuenta que Leoncio y Asunción estaban abrazados la pasada noche. La traición a Nemesio y Maravillas es clara. Escuchó como le decía él a ella que hiciese que firmase la hipoteca de Carballo y en dos meses se quedaban sin la tienda y en la ruina. Él se quedaría con la tienda porque ¡el dinero de Carballo es de Leoncio! Cirila se lo cuenta a Patro, antigua novia del amo, Nemesio, que tiene una carnicería en el número 16. Vendrá esta misma noche para contarles su plan.

 

CHISTES DE ARNICHES NÚMERO 362.

 

(Acto I, Escena X.)

 

PATRO.- (A Bibiano.) ¿Te lo ha contado todo?

 

BIBIANO.- Todo.

 

PATRO.- ¿Te habrás quedao helao?

 

BIBIANO.- Que si me toca usté estornuda.

 

Asunción está gastando todo el dinero de Nemesio y Leoncio está comprando género que no hace falta…, ya lo tienen endeudado y sin escapatoria.

 

El plan consiste en que Bibiano impida por todos los medios que Nemesio firme la hipoteca mañana. Cirila mantendrá informada a Patro en todo momento.

 

Bibiano se reafirma que, aunque sea el último mono –“… Dios m’ha puesto una bala aquí dentro…, un cariño, y en cuanto me  se ponga uno delante… (Dan un golpe fuerte en la puerta.) ¡Mi madre que susto!-“ Llegan las dos parejas que no han encontrado localidades.

 

Se van retirando todos a dormir. Leoncio y Asunción se dan ánimos con la espersnza de ser libre en un mes. Bibiano se queda solo y jura y perjura que lo impedirá.. Llega Maravillas y se interesa por su descanso, su vida en el pueblo con su madre…

 

HISTORIAS DE ARNICHES NÚMERO 134.

 

(Acto I, Escena XIII.)

 

MARAVILLAS.- ¿Vivías mal en tu casa?

 

BIBIANO.- ¡Huy…! Me echaban a dormir con los cerdos, cuando mejor; que en mi casa no me quería nadie más que mi madre; pero cuando se murió mi padre, se volvió a casar con otro, y tuvo dos hijos, y aquél hombre, pues no quería más que a los suyos y m’arreaba a mí; hasta que una mañana me dijo mi madre llorando, al verme sangrar por las narices de una bofetá: “Vete, hijo mío; peor que aquí no estarás en ningún lao…Vete a hacerte un hombre.” Y yo, “¿qué iba a hacer?… Arreé carretera adelante, limpiándome la sangre y las lágrimas y diciendo: “¡Hombre, ya m’hará el tiempo; porque lo que es lo demás, si me siguen atizando de esta forma…!”

 

Sigue relatándole lo mal que le trataba Leoncio recién llegado, el hambre que pasaba acostándose sin cenar… como castigo, según Leoncio, por hacer mal las cosas.

 

Ella, le promete una cama decente y comida como es debido, y protegerle para que no le pase nada más malo. Bibiano está muy agradecido.

 

MARAVILLAS.- Tú ten fe siempre, sé bueno, trabaja y ya verás…

 

Mensaje número 701: El lema de Carlos Arniches para triunfar en la vida: “ten fe, sé bueno y trabaja”, y lo demás vendrá por añadidura.

 

Bibiano promete defenderla de cualquiera que quiera hacerle mal. Cuando reza antes de dormir, no pide para él, pide para ella, -“de sus enemigos, líbrala, Señor Dios Nuestro… En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (Se acuesta, apaga la vela y se tapa con un saco.) Telón.

 

El segundo acto nos muestra la tienda pero en Domingo por la tarde.

 

Sisinio está esperando a su novia Emerenciana (que también es Aurora Redondo.) Van a ir a bailar al Bombilla Dancing.

 

Lauro comenta a Leoncio y Asunción que ha visto a Bibiano entrar en el cuarto de Maravillas y poner el marco de la foto de Leoncio contra la pared. También le notan un gran cambio en sus ropas, se ha comprado un traje de 35 pts. (105 €.) Además ya no comente ninguna pifia. Por otro lado también Cirila ha sido visto en casa de Patro. Deciden despedirlos a los dos. Lauro les jura una fidelidad desinteresada tan solo con que le den un tanto por ciento de las ganancias, tres pagas, cuatro sueldos…

 

Leoncio irá a por Carballo para que firme la hipoteca.

 

Bibiano y Cirila han oído todo escondidos. Él le enseña los trucos que tiene para esquivar los golpes de Leoncio llegado el caso. Cirila le recomienda que tenga valor y diga la verdad.

 

(Acto II, Escena V.)

 

CIRILA.- (Con energía.) Pues, entonces, tire usté esas tontunas, y cara a cara y pecho a pecho diga usté la verdá, cuando llegue el caso, con toa la valentía del mundo; que el que dice la verdá p’hacer un bien a los que quiere, alante con ella; y si lo matan, que lo maten. Le están a usté pegando sólo por el gusto de martirizarlo, y s’aguanta usté, y el día que va usté a salvar a unos inocentes, ¿les tié usté miedo a los golpes?… ¡Pues no, señor! La verdá a gritos, y venga lo que venga, y si tié usté miedo, yo, que soy una pobre chica que no tengo un mal trastazo, me quedaré aquí pa decirla. ¡Eso es!

 

Mensaje número 702: La verdad ante todo y ante todos, siempre por delante y bien alto. Que nadie se avergüence de decirla. Cirila infunde ánimos a Bibiano para que tenga valor y aguante todo lo que le venga por defender a Nemesio y a Maravillas de la trampa en la que le quieren meter Asunción y Leoncio.

 

Bibiano abraza emocionado a Cirila y les ve Maravillas. Intentan dar explicaciones pero Maravillas les dice que quererse no es delito… Y más explicaciones…, que naturalmente, Maravillas, no se las cree. Además, viendo la corbata mal puesta de Bibiano, se la coloca bien, le ladea el sombrero, le estira el chaleco… y lo deja perfecto. Bibiano se queda como petrificado dejándose hacer. Se despiden dejando a Bibiano en el interior de la trampilla.

 

Maravillas y Leoncio entran discutiendo por el negocio que quiere hacer con Carballo. Además incide que las deudas han llegado desde el mismo momento de la llegada de Asunción a la vida de su padre. Recela de su falta de interés por casarse. Leoncio desmiente todas sus preocupaciones y ella confía de nuevo en él. Se dan un beso y lo ve Asunción, que pone mala cara. También aparece Nemesio que ya está convencido de firmar. Maravillas echa en cara a Asunción el que no quiera casarse y se enzarzan en una agria disputa. Nemesio pone paz y Leoncio sale a por Carballo.

 

LA POESÍA DE ARNICHES

 

En un momento dado del segundo acto Nemesio le pide a su hija que acepte a Asunción como si fuera su madre, pero ella no lo ve nada claro. Está sospechando de Asunción aunque sin poder concretar nada. Volvemos a ver la poesía en Arniches.

 

(Acto II, Escena X)

 

NEMESIO.-                       ¡Yo quisiera que la quisieras, porque yo la quiero!…

¡Siquiera por eso!…

¡Quiérela, hija mía; quiérela como a una madre!

 

MARAVILLAS.- ¡Cómo a una madre! ¿Usted sabe lo que dice? Como a una madre no se puede querer nada. Nada más que a un padre, cuando la madre se ha perdido. Yo he juntao en usted los dos cariños… Usted quiere que la quiera como a una madre…Bueno; pero dígala usted a ella que me quiera a mí como a una hija.

 

NEMESIO.- ¡Pero empieza tú!

 

MARAVILLAS.- No, padre; eso no; que empiece ella; que las madres son las que empiezan a querer, que ya quieren al hijo antes de conocerlo.

 

Bibiano sale de su trampilla, y le ve Nemesio que le interroga. No sabe qué decir y tocan a la puerta, es la señora Patro, para completar la figura. Nemesio y Patro tienen palabras desagradables. Patro se marcha después de decirle que le ha querido con toda el alma y de forma siempre noble. Nemesio se enfada con Bibiano y lo despide, pero llegan Leoncio y Carballo, y lo manda a preparar su ropa para irse.

 

HABILIDADES DEL TEATRO DE ARNICHES

 

Igual que en las óperas, cada cantante tiene una melodía que lo identifica, Arniches, adorna a personajes secundarios con una coletilla fácilmente identificable. En este caso, Carballo, el prestamista usurero, habla con diminutivos: tiendecita, enseguidita, prisita, temporadita… En la obra El solar de Mediacapa, Ismael, el padrastro de Blanquita, repetírá siempre la última pregunta dos veces: “¿Hay algo más que decir? ¿Hay algo más que decir? – Sí, buenas tardes”

 

Aquí, Carballo emplea diminutivos y ¡Maravillas le imita!

 

(Acto II, Escena XIII)

 

ASUNCIÓN.- Estos no son asuntos de mujeres, ya se lo he dicho a Maravillas, y yo no hubiera salido; pero ella s’ha empeñao…

 

MARAVILLAS.- Es que yo creo que no hay asuntos de mujeres ni asuntos de hombres. Los asuntos son de too el que le interesan.

CARBALLO.- Sí, nada…., una cosita breve, concreta, sencilla… , pura formulita…¡Pero si éste es un documentito que no tiene trascendencia!…

 

MARAVILLAS.- Pa usté. Pero pa nosotros, que esos rengloncitos nos pueden dejar en la callecita… ¡Ya ve usté!

 

Mensaje número 703: “No hay asuntos de mujeres ni asuntos de hombres”. Esta frase no tiene desperdicio sabiendo que es lanzada en 1926. La igualdad de la mujer en las obras de Arniches es una necesidad imperiosa; incluso me atrevo a pensar que es poco para Arniches, que la mujer siendo igual al hombre está siendo minusvalorada. El feminismo de Arniches va creciendo con los años, sólo hay que estar atento para verlo.

 

El préstamos de 12.500 pts. se hace al 6%. Debe reunir el dinero en dos meses o perderá la tienda. Maravillas no da crédito a lo que escucha, es un acuerdo imposible…, y en ese momento sale Bibiano levantando la trampilla y grita:

 

BIBIANO.-¡No, no lo firme usté, señor Nemesio!… ¡No lo firme usté!

 

TODOS.- (Poniéndose en pie.) ¡Bibiano!

 

BIBIANO.- ¡Sí, yo, yo! ¡Yo lo digo!… ¡No lo firme usté, señor Nemesio, que es su sentencia de muerte!

 

NEMESIO.- (Con asombro y terror.) Pero ¿qué estás diciendo tú, chico?

 

BIBIANO.- ¡Que ese documento es una traición que le están haciendo a usté!

 

Mensaje número 704: Arniches vuelve a tratar el tema de la traición en esta obra. Desde su punto de vista, el traicionado es el último en enterarse; le da mucha importancia a estar rodeado de gente que le quiere y que le alerta de algo que él no puede ver.

 

              Arniches no pierde ocasión para dar vis cómica a este momento álgido y describe:

 

BIBIANO.- Sí, señor. (A Maravillas.) Póngase usté delante. (Cada cosa interesante que dice, como aterrado de sus propias acusaciones, baja dos o tres peldaños de la trampilla, y luego vuelve a subir. Este juego escénico, discretamente hecho.)

 

              Bibiano acusa a Leoncio de querer echar de la tienda a Nemesio y así quedársela. Leoncio va con un cuchillo contra él y Bibiano huye hacia la puerta donde se encuentra con Cirila, que lo empuja de nuevo al centro de la tienda. Cirila coge un cuchillo y amenaza a Leoncio. Éste se queda petrificado y Maravillas exige una explicación.

 

Bibiano acusa a Carballo de usurero farsante; que el dinero es de Leoncio que solo busca su ruina… Cirila lo confirma y llama traidores a Asunción y Leoncio. Bibiano dice que la solución es fácil, que Asunción se case con Nemesio, y si no quiere hacerlo les dará la razón a ellos.

 

Asunción se hace la despechada y se va. Leoncio anuncia que se va pero lo detiene Nemesio. Le exige que pida perdón, cosa que no quiere hacer Leoncio, entonces, lleno de ira Nemesio se abalanza sobre él ahogándolo. Bibiano le pide que no le ahogue –“ ¡o le harán pagar por ello como si fuera una persona!”-. Interesante apreciación.

 

Maravillas exige pruebas a Bibiano. En ese momento llega Lauro y Bibiano lo derriba al suelo y le amenaza con un cuchillo para que cuente que él era el “corre, vete y diles” de la pareja Leoncio y Asunción. Lauro confiesa. Bibiano queda con un pie sobre su pecho y el cuchillo en la mano y se baja el telón.

 

Mensaje número 705: El último mono de una tienda, o de cualquier lugar merece el mismo respeto que cualquiera. En este caso, esa persona a la que todos desprecian, es el artífice de la solución del problema.

 

              Mensaje número 706: También se puede dar el engaño entre iguales, aunque todos sean gente humilde. En todas partes hay envidias, hay malos y hay buenos…

 

              El tercer acto comienza en el mismo escenario, los cierres de la tienda a medio echar. Es un poco antes de mediodía.

 

Bibiano y Sisinio muestran la tristeza de todos por el embargo próximo de la tienda.

 

Liborio vuelve a aparecer y no puede dar crédito de lo que le cuentan. Nemesio le cuenta que no solo pierde el negocio, que además pierde el cariño de un empleado por el que habría dado un brazo, el amor de una mujer y el respeto de una hija.

 

Liborio, hablando con Bibiano, se acuerda de la señora Patro, que sospecha que tiene buenos ahorros… Bibiano lo ha intentado ya sin éxito. Le dijo que si Nemesio quería el dinero, que fuese él en persona a pedírselo. Liborio intentará convencer a Nemesio para que vaya.

 

Cirila avisa a Bibiano de las posibles intenciones de suicidio de Maravillas. Por si acaso le quita el vaso de agua con gaseosa a la que había echado unos polvos. Sisinio la prueba…y no pasa nada.

 

Nemesio entra en la tienda y se despide de su querida tienda y comparte con Bibiano sus recuerdos, su boda, el nacimiento de su hija… Además, aprovecha para pedirle perdón por los cachetes que le ha dado. Bibiano va a por la señora Patro ¡a convencerla como sea! Nemesio se queda pensativo.

 

(Acto III, Escena VIII.)

 

NEMESIO.- ¿A dónde irá?… ¡Este sí que es un corazón leal! ¿Dónde están estas almas que no las vemos más que en momentos amargos de nuestra vida?

 

Mensaje número 707: Arniches y las almas buenas. Siempre rodea a sus “personas” de “almas buenas” que ayudan en los malos momentos. Es una constante en sus obras.

 

Nemesio y Maravillas sienten la necesidad de estar juntos.

 

(Acto III, Escena VIII)

 

NEMESIO.- (Con sorpresa.) ¡Maravillas! (Se detiene.)

 

MARAVILLAS.- ¡Venía a buscarle a usté!

….

Estaba sola y de pronto me ha parecido que me llamaba usté… O si no me ha llamado usté, al menos yo he sentido así como una fuerza interior, como un deseo loco de venir, de hablar con usté…, de juntar mi corazón con el suyo.

 

Mensaje número 708: El amor de la hija no se puede reflejar de forma más emocionante, ella siente la necesidad imperiosa de estar con su padre en los momentos difíciles por los que está pasando.

 

Hablan de los amores que ambos han perdido y del dolor que les ha causado. Nemesio habla de su amor por Asunción como su última ilusión en la vida.

 

NEMESIO.- Era mi última ilusión…, y lo último de la vida es lo que se pierde con más pena, porque piensas que ya no podrás lograrlo otra vez.

 

MARAVILLAS.- Nada es lo último en la vida, padre, sino el dejarla. La ilusión, en unas edades de una forma y en otras de otra, nunca es última ni nunca muere.

….

Nemesio agradece las palabras de consuelo. Maravillas entonces le revela un secreto.

 

MARAVILLAS.- Sí, pa que usté me perdone, porque he estao a punto de cometer un crimen contra usté.

 

NEMESIO.- ¿Qué dices hija?

MARAVILLAS.- Sí, padre; porque estos días ha pasado por mi pensamiento la idea de… ¡He estado a punto de matarme!

 

NEMESIO.- (Horrorizado.) ¿Tu?… ¿De matarte tú?

 

MARAVILLAS.- ¡Yo, de matarme yo!… ¡Ya ve usté qué infamia hubiera sido!… Matarme, sin pensar que le dejaba a usté solo, sin mi cariño y sin mi consuelo, en el momento más amargo de su vida y con sus penas aumentadas por el dolor de mi muerte. ¡Qué infamia y qué cobardía!

 

Posteriormente Nemesio le confiesa que la misma idea ha rondado su cabeza.

 

NEMESIO.- Perdóname, hija mía, que es que a todos, en un momento, el egoísmo del dolor nos hace infames… Pero tienes razón, hija… ¡Vivamos siempre juntos!… Que apoyado en tus brazos, ¿qué penas me vencerán?

 

Mensaje número 709: El suicidio, desde el punto de vista de Carlos Arniches, es un crimen contra los demás. La hija reconoce que habría sido un crimen contra su padre. ¡Qué forma tan certera de ver una acción denostada por Carlos Arniches. No sólo es un crimen contra uno mismo, sino que es una merma para los demás que se quedan sin tu presencia, sin tu cariño, sin tu consuelo…

 

Entra Bibiano feliz. Los del Juzgado están fuera y les pide a los dos, padre e hija que se retiren dentro, y que no actúen, vean lo que vean. Liborio y Sisinio están también presentes. Bibiano ha tomado el mando, está ordenando a cada uno en su puesto. Carballo y dos del Juzgado entran y presentan el documento para realizar el embargo de la tienda. Bibiano les explica que Liborio acudirá con ellos al Juzgado para depositar 17.558 pts. ( 52.674 €.) correspondientes a las letras y los gastos del protesto.

 

              Nemesio sale de su escondite asombrado. Bibiano insiste que la persona que ha dado el dinero no quiere revelar su nombre, pero Nemesio lo adivina: Patro. En ese momento llega ella.

 

(Acto III, Escena XI)

 

PATRO.- No es que fue una infame… Es que unas mujeres quieren y otras no… La que no te quiere, ¡qué importa tu vida!, y la que te quiere, pues ya lo ves: la insultas, la ofendes, la maltratas, y cuando te puede hacer un bien, vuelve a acercarse a ti.

 

Mensaje número 710: La fuerza del amor de mujer es insuperable para Carlos Arniches. Patro vuelve donde Nemesio, perdona todas sus ofensas y le proporciona el dinero que la otra le hizo malgastar.

 

Se da la reconciliación entre Patro y Nemesio, alegría general de Liborio, Cirila, Sisinio y  Bibiano es nombrado “primer encargao” de la tienda.  Bibiano se desmaya de emoción y cae en los brazos de Maravillas (¡igual que Valbuena!) Ahora sí que él está de maravilla.

 

Telón.

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 699: La compasión es fundamental en la vida de Carlos Arniches, un hombre bondadoso que siempre se puso del lado de los más débiles, estudiando sus problemas y proponiendo soluciones.

 

MENSAJE NÚMERO 700: Interesantísima reflexión sobre la educación y la aplicación de la violencia. “Hoy ya no se pega”, que maravillosa frase en 1926. Todo se fue al traste con la guerra civil. Aquí está detrás la bisabuela, Pilar Moltó, maestra de maestras, que con los estudios más avanzados de la época sobre educación, estaba aconsejando a Carlos Arniches.

 

MENSAJE NÚMERO 701: El lema de Carlos Arniches para triunfar en la vida: “ten fe, sé bueno y trabaja”, y lo demás vendrá por añadidura.

 

MENSAJE NÚMERO 702: La verdad ante todo y ante todos, siempre por delante y bien alto. Que nadie se avergüence de decirla. Cirila infunde ánimos a Bibiano para que tenga valor y aguante todo lo que le venga por defender a Nemesio y a Maravillas de la trampa en la que le quieren meter Asunción y Leoncio.

 

MENSAJE NÚMERO 703: “No hay asuntos de mujeres ni asuntos de hombres”. Esta frase no tiene desperdicio sabiendo que es lanzada en 1926. La igualdad de la mujer en las obras de Arniches es una necesidad imperiosa; incluso me atrevo a pensar que es poco para Arniches, que la mujer siendo igual al hombre está siendo minusvalorada. El feminismo de Arniches va creciendo con los años, sólo hay que estar atento para verlo.

 

MENSAJE NÚMERO 704: Arniches vuelve a tratar el tema de la traición en esta obra. Desde su punto de vista, el traicionado es el último en enterarse; le da mucha importancia a estar rodeado de gente que le quiere y que le alerta de algo que él no puede ver.

 

MENSAJE NÚMERO 705: El último mono de una tienda, o de cualquier lugar merece el mismo respeto que cualquiera. En este caso, esa persona a la que todos desprecian, es el artífice de la solución del problema.

 

MENSAJE NÚMERO 706: También se puede dar el engaño entre iguales, aunque todos sean gente humilde. En todas partes hay envidias, hay malos y hay buenos…

 

MENSAJE NÚMERO 707: Arniches y las almas buenas. Siempre rodea a sus “personas” de “almas buenas” que ayudan en los malos momentos. Es una constante en sus obras.

 

MENSAJE NÚMERO 708: El amor de la hija no se puede reflejar de forma más emocionante, ella siente la necesidad imperiosa de estar con su padre en los momentos difíciles por los que está pasando.

 

MENSAJE NÚMERO 709: El suicidio, desde el punto de vista de Carlos Arniches, es un crimen contra los demás. La hija reconoce que habría sido un crimen contra su padre. ¡Qué forma tan certera de ver una acción denostada por Carlos Arniches. No sólo es un crimen contra uno mismo, sino que es una merma para los demás que se quedan sin tu presencia, sin tu cariño, sin tu consuelo…

 

MENSAJE NÚMERO 710: La fuerza del amor de mujer es insuperable para Carlos Arniches. Patro vuelve donde Nemesio, perdona todas sus ofensas y le proporciona el dinero que la otra le hizo malgastar.