PAPÁ, YO QUIERO (LA PANDILLA)

 

O

 

GENTE MENUDA.

 

 

 

              Estrenada el 7 de Junio de 1940 en el Teatro Avenida, es su obra en solitario número 86. Incluimos esta obra en su Etapa Moralizante.

 

Información obtenida de la ponencia de Nel Diago, Universidad de Valencia, ofrecida en Congreso de 1993 en Alicante con el título: SEMINARIO INTERNACIONAL CARLOS ARNICHES Y SU OBRA, organizado por Juan Antonio Ríos Carratalá con la colaboración de la Diputación Provincial de Alicante, el Instituto de Cultura y la Generalitat Valenciana. Esta ponencia es recogida en el libro: ESTUDIOS SOBRE CARLOS ARNICHES. Edición de Juan Antonio Ríos Carratalá. Página 207. Alicante 1994.

 

Esta obra parece que se trata de una reposición de la obra Gente menuda- 1911, compuesta con Enrique García Álvarez que podemos volver a disfrutar en este enlace

OBRA NÚMERO 93: GENTE MENUDA.

 

MENSAJES DE ARNICHES

 

MENSAJE NÚMERO 1091: Arniches pone en boca de Catalina la falta de no tener a los padres, llevan quince días los cuatro hermanos solos y todo son deudas, préstamos, pobreza, hambre y miseria. La educación familiar es un pilar fundamental para Carlos Arniches.

 

MENSAJE NÚMERO 1092: ¡El grito del abandono de todo el mundo! Arniches reclama atención a los más desamparados!

 

MENSAJE NÚMERO 1093: Aquí la protesta es más concisa: Arniches culpa a padres irresponsables que tienen hijos y después… ¡abandonan su obligación de cuidarles!

 

MENSAJE NÚMERO 1094: Arniches describe en este intenso diálogo entre Felipe y Concha, cómo se puede llegar a cometer un delito por personas honradas pero “cegadas” por un cariño, que además no es tal. El delito siempre requiere una “distorsión de la visión de la realidad”.

 

MENSAJE NÚMERO 1095: Es vital para Arniches dejar claro el triunfo de la Ley sobre cualquier delito. Ese era su afán: quitar los malos vicios de la gente humilde.

 

MENSAJE NÚMERO 1096: Ya tenemos a un Carlos Arniches denunciando un problema de nuestro tiempo. Los desahucios debían de tener otra solución. En esta obra se soluciona con una aportación vecinal. Recuerda a los ambientes rurales, en los que el pueblo, era consciente de la necesidad de que todos sus miembros estuviesen en condiciones de aportar a la comunidad. Para ello se ayudaban entre todos para la vendimia, la recogida de la cosecha, en las desgracias, en los derrumbamientos y en las construcciones de sus casas. Arniches encuentra en el pueblo la solución al desahucio. Interesante.

 

MENSAJE NÚMERO 1097: El valor de la familia para Arniches es tan elevado, que cualquier error que se cometa debe ser perdonado, no importa quién lo ha hecho, ni la dimensión del mismo, lo que importa es el arrepentimiento sincero y el perdón es la solución al problema. Arniches muestra en esta frase un amor incondicional a quien le dio la vida.