EL PENSAMIENTO DE CARLOS ARNICHES SOBRE EL AMOR

Desde la obra  Las manías en 1888 hasta la de El Cabo Primero en 1895, Carlos Arniches nos vierte sus opiniones sobre el amor.

Un Carlos Arniches joven, 22 años, enamorado de Pilar Moltó y Campo Redondo, tal y como reza el Mensaje número 5, cree en el amor todo poderoso, que junto a una gran dosis de perseverancia, se abrirá camino. Eso sí, hay que estar dispuesto a todo, incluso a que te echen a la calle, como le ocurre a Manolito por enamorarse de Margarita, la hija de la dueña de la pensión, doña Concha.

La fortuna debe estar presente para que se concrete una relación amorosa. Eso ocurrió en El fuego de San Telmo, Angelito y Soledad pudieron salvar todos los obstáculos y no tuvieron que fugarse en tren desde la Estación de las Delicias.

En la obra Panorama Nacional Carlos Arniches compara la forma de conquistar a una mujer en el pasado y en la actualidad, en su actualidad de 1889, y llega a la conclusión de que es algo que se va perdiendo.

Los amores imposibles también son tratados por don Carlos. El primer ejemplo nos lo trae en La Leyenda del Monje, una bermeotarra enamorada de un monje de la Isla de Izaro. El asunto pintaba feo. Pero el amor entre Olvido y Valentín, tampoco era mucho más fácil. La primera historia de esta “familia” de Arniches acaba bien.

Los amores siguen en las obras de Arniches en Las Campanadas, Los Mostenses, El reclamo, Los Puritanos, Las amapolas y El Cabo Primero.

Su poder es inmenso, como el de Fernando Lacerda y su prima Laura.

Pero, también nos explica que, siempre hay que ir con el corazón, hacerse vulnerable, no con frases hechas en un libro como iba Mochito en la obra El reclamo.

            Para terminar estas reflexiones sobre el amor, Carlos Arniches aúna en la obra Los Puritanos, sus dos motores vitales: el amor y el trabajo. Paulino llega a decir que el amor le hará ser un buen trabajador.

Los mensajes en los que opina sobre el amor son los siguientes:

MENSAJE NÚMERO 5: El amor todo lo puede pero se necesita una gran dosis perseverancia, aunque eso cueste que te echen a la calle.(Las manías.)

MENSAJE NÚMERO 10: Todos necesitamos un punto de fortuna, igual que estos jóvenes tuvieron su particular «Fuego de San Telmo» en ese incendio, y a partir de entonces todo les fue bien. (El fuego de San Telmo.)

MENSAJE NÚMERO 13: Ya no se galantea como antes, ya no se seduce a una mujer como antes. La degeneración del galanteo a través del tiempo es manifiesta en opinión de Arniches.(Panorama nacional.)

MENSAJE NÚMERO 22: El amor imposible reflejado en la leyenda, también puede hacerse realidad como ocurre en esta historia con Olvido y Valentín, y con Melecio y Martina. (La leyenda del Monje.)

MENSAJE NÚMERO 38: En el amor siempre hay que estar alerta, aunque las señales no sean tan claras como las campanadas de la obra. (Las campanadas.)

MENSAJE NÚMERO 42: El poder del amor es inmenso, y es capaz de saltar los muros más altos, los tejados más nevados, y las verjas con más candados que se le enfrenten. (Los Mostenses.)

MENSAJE NÚMERO 58: Arniches, por medio del personaje secundario de doña Sagrario, pone de relieve el interés de las mujeres solteras por llegar a casarse a cualquier precio. (El reclamo.)

MENSAJE NÚMERO 59: Por medio de Mochito, nos deja claro que el amor debe expresarse con el corazón y no siguiendo ningún libro.(El reclamo.)

MENSAJE NÚMERO 63: Arniches siempre defenderá en público que el amor a su mujer, a sus hijos, a su gran familia, ha sido el motor que le ha hecho trabajar sin descanso durante 50 años, tal y como lo expresa en la última frase de la obra. Paulino dice: “…porque el amor hace trabajar.” (Los Puritanos.)

MENSAJE NÚMERO 72: “Sea él tenaz y usté sea tenaza en el amor”. Para Arniches, dos personas que se quieren no deber ceder ante nada. Importante valorar cómo esta recomendación la pone en labios de un segador. (Las amapolas.)

MENSAJE NÚMERO 85: Como en otras ocasiones, Arniches es partidario de que los enamorados aguanten contra todo con tal de que su amor salga adelante.  (El Cabo Primero.)